Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los disparos de tres palestinos causan la muerte de una agente en Jerusalén

Los asaltantes, que fueron abatidos por otros policías, portaban un rifle y bombas caseras

Una agente de policía de fronteras israelí de 19 años murió este miércoles en Jerusalén a consecuencia de las heridas de bala que recibió en la cabeza durante un ataque perpetrado por tres jóvenes palestinos en las inmediaciones de la Puerta de Damasco, el principal acceso al recinto histórico amurallado desde la parte oriental de la Ciudad Santa. Otra mujer policía fue evacuada a un hospital en estado grave con lesiones causadas por armas de fuego y cuchillos. Los tres asaltantes, con edades situadas en torno a los 20 años, fueron abatidos por los disparos de otros agentes del mismo cuerpo de seguridad paramilitar, que les identificaron como procedentes de la región de Yenín, en el norte de Cisjordania.

La policía aseguró que los agresores portaban un fusil, varios cuchillos y dos bombas caseras, que fueron desactivadas por artificieros, por lo que presumiblemente pretendían cometer un gran atentando en una las entradas más concurridas de la Ciudad Vieja. La Puerta de Damasco ha sido uno de los escenarios habituales de la ola de violencia registrada desde hace cuatro meses en la que han muerto 169 palestinos, más de dos terceras partes de ellos abatidos por las fuerzas de seguridad al ser considerados atacantes, 28 israelíes y dos extranjeros. La serie ininterrumpida de ataques, protagonizados en su mayoría por adolescentes y jóvenes nacidos después de los Acuerdos de Oslo de 1993, ha afectado al turismo en la Ciudad Santa durante las pasadas Navidades y ha vaciado sus comercios y locales de ocio.

Según la versión policial, uno de los jóvenes palestinos abrió fuego contra una de las agentes, que había ingresado en la policía de fronteras apenas dos meses antes, cuando procedía a identificarlos. Durante la llamada Intifada de los cuchillos apenas se han producido ataques con armas de fuego. Tras el atentado del pasado 13 de octubre en un autobús en Jerusalén, el Ejército y la policía sellaron durante varias semanas barrios de Jerusalén Este con mayoría de población palestina. En otro ataque registrado durante la noche del pasado domingo, un guardaespaldas palestino armado hirió a tres miembros de las fuerzas de seguridad israelíes en un puesto de control situado en las afueras de Ramala. Tras el incidente, el Ejército bloqueó los accesos a la capital administrativa palestina durante casi 24 horas.