Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Estados Unidos se prepara ante la transmisión sexual del zika

Texas confirma que una persona se infectó tras mantener relaciones sexuales con un individuo contagiado en Venezuela

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos preparan recomendaciones sobre cómo prevenir la transmisión sexual del virus del zika, después de que el Estado de Texas anunciara que tiene el primer caso de este tipo en el país desde que surgiera la alarma por la enfermedad en la región. Mientras, la Cruz Roja americana ha pedido a los donantes de sangre que esperen al menos 28 días antes de donar si han visitado un país con zika.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) “emitirá en los próximos días recomendaciones sobre la prevención de la transmisión sexual del virus del zika, con atención especial en los compañeros sexuales varones de mujeres que están embarazadas o que podrían estarlo”, confirmó un portavoz del CDC a EL PAÍS en un correo electrónico.

La alerta surgió el martes, cuando los servicios de salud locales del Condado de Dallas anunciaron que habían confirmado no solo el primer caso de transmisión local de zika en Estados Unidos, sino que además se trataba de un contagio por vía sexual, mucho más infrecuente que por la picadura de un mosquito infectado.

La persona afectada, que no había viajado fuera de EE UU, resultó infectada con el virus “tras mantener contactos sexuales con un individuo enfermo que había regresado de un país donde el virus del zika está presente”, concretamente Venezuela, dijo el Servicio de Salud del Condado de Dallas (DCHHS, por sus siglas en inglés) en un comunicado. Este individuo fue confirmado posteriormente como el segundo caso de zika en Dallas, aunque se trata de un caso importado, como los que se han registrado hasta la fecha en Estados Unidos continental.

Tanto las autoridades sanitarias estadounidenses como la Organización Mundial de la Salud (OMS) sabían que la transmisión sexual es una posibilidad. De hecho, hay estudios de al menos dos casos posibles registrados en los últimos años. Uno data de 2008, cuando un científico estadounidense regresó de Senegal infectado con el virus y su esposa, que no había viajado con él y con quien había mantenido relaciones sexuales tras su llegada, también presentó síntomas del zika, aunque no se llegó a investigar la presencia del virus en el semen del paciente. Pero en 2013 sí se hallaron restos del virus en el semen de otro hombre de Tahití, que había pasado la enfermedad dos semanas antes de que se le realizaran las pruebas.

En todas las hojas informativas oficiales sobre la transmisión del zika se menciona la posibilidad de la vía sexual, así como la de la sanguínea, pero las autoridades siguen subrayando que la preocupación principal sigue siendo la transmisión por picadura de mosquito, que es la más extendida. No obstante, el caso de Dallas ha desatado nuevas alarmas.

“Esto tiene que ser investigado más a fondo para entender las condiciones en las que se da la transmisión, y con qué frecuencia es probable la transmisión sexual”, declaró el portavoz de la OMS Gregory Hartl a la agencia Reuters desde Ginebra.

El director del CDC, Tom Frieden, también indicó la necesidad de hacer más estudios sobre esta vía de transmisión, aunque subrayó que la prioridad sigue siendo combatir el mosquito que la transmite con su picadura.

“Ha habido casos aislados de transmisión mediante transfusiones de sangre o contactos sexuales y eso no es demasiado sorprendente”, dijo Frieden a la cadena CNN tras saberse el caso de Dallas. “El virus está en la sangre alrededor de una semana. Cuánto tiempo podría permanecer en el semen es algo que debe ser estudiado, y estamos trabajando en ello ahora”, aseveró.

Una recomendación básica ante esta vía de contagio es el uso de preservativo, el método más recomendado para impedir cualquier infección de transmisión sexual, recordaron tanto el CDC como las autoridades de Dallas.

“Ahora que sabemos que el virus del zika puede ser transmitido mediante el sexo, esto hará aumentar nuestra campaña para educar a la opinión pública sobre cómo protegerse uno mismo y a otros”, dijo el director del DCHHS, Zachary Thompson. “Después de la abstinencia, los preservativos son el mejor método de prevención de cualquier infección de transmisión sexual”, agregó en el comunicado en el que anunció el caso de Dallas.

Mientras, también la Cruz Roja estadounidense ha tomado medidas preventivas en el caso de donaciones de sangre.

Según explicó el miércoles la vicepresidenta Susan Stramer, “como precaución”, la Cruz Roja empezará a implementar que los donantes de sangre que hayan viajado a México, el Caribe, a Centroamérica o a Sudamérica que esperen 28 días antes de donar sangre”, dijo en un comunicado.

Además, la Cruz Roja pidió que cualquier persona que desarrolle los síntomas del zika hasta 14 días después de haber donado sangre les notifique “de inmediato” para que su sangre sea puesta en cuarentena.