Selecciona Edición
Iniciar sesión

El padre de un desaparecido a un funcionario de la PGR: “No somos nadie en México”

La grabación de la llamada de un alto cargo a un familiar de una víctima del caso Tierra Blanca retrata la corriente sensación de desamparo entre los mexicanos afectados por la delincuencia

El 11 de enero cinco jóvenes fueron secuestrados por policías en el Estado de Veracruz. Desde entonces no se sabe nada de ellos, pese a que siete policías y un narco han sido detenidos como supuestos responsables. El caso aúna ingredientes habituales de los episodios de desapariciones que desde hace años suponen un problema de Estado en México. Jóvenes que se esfuman. Policías involucrados. Territorios (en este caso Veracruz) de conocida infiltración del crimen organizado. Y, como en tantos otros casos, padres que se pierden en el laberinto burocrático de la búsqueda de desaparecidos.

José Benítez, padre del joven de 24 años José Benítez, uno de los cinco desaparecidos en el municipio veracruzano de Tierra Blanca, grabó una conversación con un alto funcionario que ilustra la corriente sensación de desamparo de los familiares de las víctimas en México. Benítez recibe la llamada de Joaquín Torres, director de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Procuraduría General de la República. Torres le informa de que el caso de Tierra Blanca va a pasar a manos de la Fiscalía de Veracruz. El padre, que había tenido reuniones con la PGR, se queda desconcertado.

–¿Entonces quiere decir que lo que hice con ustedes se fue a la basura?

–No, vamos a seguir dándole seguimiento –le dice el funcionario.

Altar por los desaparecidos en Tierra Blanca. AFP

Una expresión, "dar seguimiento", que por la experiencia de muchos familiares de víctimas se ha podido comprobar que indica hacia un camino evanescente. Benítez es consciente de que la PGR tiene más recursos para investigar y tiene más distancia con respecto a las autoridades locales que la propia Fiscalía de Veracruz. Por eso, lo que le comunica el funcionario le cae como un jarro de agua fría.

–Si ustedes como federales no aplican nada, ¿una vez que llegue allí qué cree que pase? –dice el padre del desaparecido, planteando la posibilidad de que el caso se diluya en manos de las autoridades de Veracruz.

Y añade: "En este momento, nosotros no somos nadie en este país".

El funcionario, con tono ecuánime, le precisa que, si bien su unidad no seguirá con el caso, sí participará en él otra sección de la PGR, la Subprocuraduría Especializada en Delitos de Delincuencia Organizada (SEIDO), con la función de investigar a los detenidos.

–Bueno, sale pues, veré qué hacer –responde al final José Benítez.

–Sí señor, y vamos a seguir en contacto con usted.

–Gracias.

–Para servir.

Según datos oficiales, desde 2007 se han registrado 26.000 casos de desaparecidos en México. En octubre el Gobierno de Enrique Peña Nieto creó la Fiscalía Especializada en Búsqueda de Personas Desaparecidas, dentro de la PGR, como respuesta a la crisis política desatada por la desaparición (aún por resolver) de 43 estudiantes en la ciudad de Iguala a manos de policías y narcos en 2014. Tierra Blanca es el último episodio de una larga serie que no termina.