Selecciona Edición
Iniciar sesión

La comunidad internacional promete 9.000 millones para los sirios

Reino Unido anuncia que es la mayor cantidad para ayuda humanitaria donada en un día

Una adolescente siria en la conferencia de donantes, en Londres. Matt Dunham POOL / REUTERS-LIVE

“Nunca antes la comunidad internacional ha recaudado tanto dinero en un solo día para una sola crisis humanitaria”. Así valoró el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el “éxito” de la conferencia de donantes para los refugiados sirios celebrada ayer en Londres. Los más de 60 países participantes prometieron aportar 9.000 millones de euros, la mitad de ellos este mismo año y el resto hasta 2020, para atender la colosal emergencia humanitaria desencadenada por cinco años de guerra. Una crisis que ha dejado más de 4,6 millones de sirios refugiados y 13,5 millones de personas vulnerables dentro del país.

El compromiso, señaló David Cameron, anfitrión de la conferencia, “no es solo ofrecer comida para hoy, sino esperanza para mañana”. El dinero recaudado, explicó el primer ministro británico, proporcionará alimento, cobijo y cuidados médicos a los desplazados. Pero también se destinará a garantizar un mayor acceso a la educación y al empleo. “Un millón de niños no escolarizados tendrán acceso a la educación”, prometió Cameron. “Y ayudaremos a crear un millón de empleos en la región para los refugiados”. Los fondos recaudados permitirán, en palabras de Erna Solberg, primera ministra noruega y coorganizadora del evento, “que no haya una generación perdida por la crisis siria”.

La conferencia arrancó ensombrecida por el anuncio, conocido en la víspera, de la ruptura del proceso de diálogo, que empezó el fin de semana pasado en Ginebra, entre el Gobierno de Damasco y las fuerzas rebeldes sirias. Las conversaciones se interrumpieron al constatarse el avance de las fuerzas gubernamentales en el norte del país. Está previsto que el proceso se reanude el próximo 25 de febrero. El enviado especial de la ONU en el proceso, Staffan de Mistura, reconoció que no ha habido avances, pero aseguró que las negociaciones no han fracasado.

España ofrece 9 millones; Francia, 890

España se comprometió ayer a aportar nueve millones de euros en 2016 para atender a la crisis humanitaria desencadenada por el conflicto sirio. Se trata de una cifra llamativamente pequeña, comparada con la que prometieron otras grandes economías de la UE. Francia, por ejemplo, ofreció 890.

Mientras otros socios europeos enviaron a sus jefes de Gobierno o ministros, España estuvo representada por el secretario de Estado para Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia. “Por una parte, entendemos que tiene que haber una solución política”, explicó Gracia a EL PAÍS. “España trabaja en el Consejo de Seguridad de la ONU para garantizar el acceso a las regiones asediadas y el cumplimiento del derecho humanitario. Hemos comprometido una contribución inicial en 2016 de nueve millones de euros en ayuda humanitaria”.

“Dada la situación política en España, tampoco podemos comprometer mucho a largo plazo”, señaló Gracia.

“Es profundamente alarmante que los pasos iniciales del diálogo hayan sido minados por la continua falta de acceso a la ayuda humanitaria, y por un repentino aumento de los bombardeos aéreos y las actividades de milicias en Siria”, denunció Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, en la conferencia. “Todas las partes del conflicto están cometiendo abusos contra los derechos humanos a una escala y depravación alarmantes”, añadió, y urgió a “cambiar la narrativa” y a llevar “verdadera esperanza” a Siria y a toda la región.

Numerosos países se mostraron críticos con Rusia por favorecer el avance de las tropas gubernamentales con sus bombardeos aéreos. El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, acusó al régimen de El Asad de cometer “crímenes de guerra”. Las fuerzas del régimen, explicó, están cortando el corredor humanitario entre la ciudad siria de Alepo y Turquía, con ayuda de los bombardeos rusos, para someter a la ciudad siria a un sitio de hambruna.

Hasta 70.000 refugiados están escapando de Alepo en dirección a Turquía, advirtió Davutoglu, generando una auténtica emergencia humanitaria. “Si esto continúa, si no hay corredor humanitario, todos seremos responsables y la oposición siria nunca volverá a la mesa de negociación”, advirtió. “Debemos trabajar juntos para luchar contra un grupo bárbaro, un régimen bárbaro, y las fuerzas que los apoyan”.

Turquía, Jordania y Líbano, países vecinos a la zona de conflicto, acogen la mayor parte de los 4,6 millones de refugiados. “El pueblo sirio esperaba dos mensajes, uno de Ginebra y otro de Londres, uno humanitario y otro político”, recordó Davutoglu. “El humanitario es un mensaje de esperanza, pero el político no es nada prometedor”.

La Unión Europea ha prometido 3.000 millones de euros en 2016 y pretende “mantener el nivel de financiación” en los próximos años. Reino Unido aportará 1.700 millones de euros más hasta 2020. Alemania, otro de los países anfitriones de la conferencia, pondrá 2.300 de euros hasta 2018. Francia, 890 millones. Estados Unidos, 825 más este año. España aportará nueve millones de euros.

Expectativas desbordadas

El objetivo de la conferencia —organizada por Reino Unido, Alemania, Kuwait, Noruega y la ONU— era recaudar 8.000 millones de euros: 6.900 solicitados por Naciones Unidas, y 1.100 más demandados por los países vecinos desbordados por la avalancha de refugiados. El hecho de que el año pasado solo se lograra satisfacer el 43% de los requerido por la ONU pone de manifiesto el éxito de la conferencia de ayer.

Las ONG celebraron “la ambición demostrada” en la conferencia de donantes “al aumentar la escala y el alcance de la respuesta a la crisis humanitaria siria”. “Pero los compromisos se quedan cortos en 2.600 millones de euros respecto a los que se necesita con urgencia”, indicaba un comunicado por 30 organizaciones, entre ellas Amnistía Internacional, Save de Children y Oxfam. “Aplaudimos la generosidad de algunos donantes y animamos a otros a aportar la parte justa que les corresponde”.

Las ONG pidieron “una monitorización robusta y transparente” de las promesas para asegurar que los compromisos realizados en Londres “sean trasladados a una acción concreta y coordinada”.

Más información