Selecciona Edición
Iniciar sesión

Moreira al llegar a México: "Mancharon mi honor"

El expresidente del PRI asegura que no descarta volver a la política, después de que un juez de la Audiencia Nacional levantara las medidas cautelares en su contra

Recién aterrizado, antes de subir al coche que le esperaba par recogerle en el aeropuerto de Ciudad de México, el expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Humberto Moreira aseguró este miércoles que "mancharon su honor". El también exgoberador de Coahuila calificó así el proceso judicial abierto en su contra por la Audiencia Nacional en España, y que le llevó a pasar casi una semana en la cárcel acusado de blanqueo de dinero, malversación de fondos, cohecho y vínculos con el narco mexicano. 

Moreira dijo además que no descarta volver a la política y que emprenderá acciones judiciales contra quienes le acusaron. Defiende que el auto de libertad dictado por el juez español Santiago Pedraz señala que "no hay acto alguno que denote la comisión o siquiera la preparación de delito alguno".

"Ahora el Gobierno de España emite que no hay querella alguna, ni por el Gobierno de Estados Unidos", incidió ante el tumulto de medios que lo esperaban y entre algún grito de "ratero" por parte de un grupo de ciudadanos que reconoció al político mexicano en los aledaños del aeropuerto defeño.

Señaló que emprenderá acciones judiciales contra quienes le acusaron

Moreira ha regresado a México después de que el juez levantara las medidas cautelares que le habían impuesto. Fue detenido el 15 de enero por la policía española cuando llegaba al aeropuerto de Madrid-Barajas. El juez de guardia encargado del caso envió al político mexicano a prisión ante el fundado riesgo de fuga.

La Fiscalía Anticorrupción anunció que el operativo se integraba en una investigación por diversos delitos, entre ellos el de blanqueo de dinero. Moreria habría recibido transferencias por más de 200.000 euros (215.000 dólares) que fueron depositadas en bancos españoles. Además, habría empleado dos sociedades para blanquear ese dinero procedente presuntamente de las actividades del narcotráfico o de corrupción política en México durante su mandato como gobernador.

La investigación comenzó en 2013 cuando la justicia estadounidense, que seguía la pista de Moreira por delitos económicos, pidió a su homóloga española varias diligencias, entre ellas la intervención del teléfono del político mexicano. En ese tiempo, el expresidente del PRI se encontraba cursando un máster en Barcelona.

Según el juez que llevó el caso, en las conversaciones no se encontró actividad relacionada con el blanqueo de capitales, por lo que el pasado 23 de enero la Audiencia Nacional dejó a Moreira en libertad provisional. Tras haber recoger su pasaporte, que le había sido retenido, Moreira declaró el martes sentirse "muy contento, muy tranquilo y muy en paz".  La Fiscalía Anticorrupción, en todo caso, no ha archivado la causa y mantiene viva la investigación.