Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Alemania detiene a tres sospechosos de preparar un atentado en nombre del ISIS

La policía busca todavía a otros dos hombres

Fuerzas especiales de la policía alemana llevaron a cabo en la mañana del jueves una amplia redada en tres Estados federados en contra de varias personas supuestamente vinculadas con militantes del Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés), que, según la fiscalía de Berlin, podían estar preparando un atentado en la capital alemana. Dos hombres y una mujer, argelinos, fueron detenidos, según informaciones de la policía de Berlin. La redada tenía como fin la búsqueda y captura de cinco personas sospechosas. Todas son de nacionalidad argelina, según informó la fiscalía y la policía de Berlín.

“Se trata de un posible plan para atentar en Alemania, concretamente en Berlín”, señaló el portavoz de la fiscalia, Martin Steltner. “Cuatro personas se encuentran bajo la sospecha de estar preparando el atentado y de tener contacto con el grupo terrorista islámico ISIS”, añadió. El portavoz de la policía de Berlin, Stefan Redlich, señaló por su parte que la célula terrorista estaba integrada por cuatro hombres y una mujer y confirmó que el supuesto líder del grupo, un argelino de 35 años había sido detenido, junto con su esposa, en un centro de acogida para refugiados en la localidad de Atttendorf en el estado de Renania del Norte Westfalia, donde vivían junto con dos niños de uno y dos años en calidad de asilados.

Las autoridades no dieron a conocer la identidad de los sospechosos, pero la agencia alemana de noticias DPA, citando fuentes anónimas de las fuerzas de seguridad, reveló que el supuesto líder de la célula terrorista y su esposa habían llegado a Alemania en el otoño de 2015 a través de la ruta de los Balcanes y habían sido registrados como refugiados sirios por las autoridades en Múnich.

Estas mismas fuentes señalaron que el supuesto líder de la célula terrorista y su esposa eran buscados también por las autoridades argelinas, que le acusan de ser simpatizante del ISIS y que había recibido instrucción militar en Siria. La primera pista sobre el principal sospechoso fue dada a conocer a la policía por la Oficina de Defensa de la Constitución (BfV), posiblemente a comienzos del año, que alertó sobre su existencia. Investigaciones posteriores revelaron a las autoridades que el hombre tenía estrechos contactos con islamistas en Berlín y Hannover.

Según el portavoz de la policía de Berlín, un segundo sospechoso de 49 años fue detenido en su vivienda ubicada en el barrio de Kreuzberg, donde vivía con documentos de identidad falsos que lo acreditaban como ciudadano francés. Un tercer sospecho que también vivía en Berlin en el barrio de Tempelhof se encuentra prófugo. Todos ellos, según Reuters, fueron detenidos por órdenes de arresto que tenían pendientes.

El quinto sospechoso de pertenecer a la célula terrorista había sido ubicado en la ciudad de Hannover, donde vivía como refugiado. Según las fuentes de organismos de seguridad citadas por la DPA; el joven de 26 años tenía contactos con grupos islámicos de Molenbeeck.

En la redada, que se llevó a cabo en Berlín y en los Estados de Renania del Norte Westfalia y Baja Sajonia, participaron unos 450 agentes de policía, que registraron viviendas particulares y centros de trabajo. En Berlín, la policía registró cuatro viviendas, un local de comida rápida y una trastienda de un local comercial ubicado en la estación de metro de la Alexander Platz.

Poco después de que se conociera el resultado parcial de la redada en los tres Länder, los periódicos Bild y BZ afirmaron que la célula tenía planificado llevar a cabo el atentado en la céntrica Alexander Platz, una plaza que es muy visitada por turistas. El periódico Tagespiegel, en cambio, afirmó que el lugar escogido era el famoso Check Point Charlie, un lugar emblemático de la ciudad y que es visitado diariamente por cientos de turistas alemanes y extranjeros.

Ninguna de las dos versiones fueron confirmadas por la policía, que se limitó a señalar que posiblemente se trata de rumores infundados que habían sido recogidos por los tres medios

“Antes de sacar conclusiones tenemos que esperar el resultado de las investigaciones de la fiscalía y la evaluación de los objetos requisados, como ordenador y teléfonos móviles”, dijo el ministro del Interior regional de Berlín, Frank Henkel. “La amenaza de atentados sigue siendo muy alta y tenemos que permanecer atentos y cuidadosos”, añadió.

Después de los graves atentados en Paris, las fuerzas de seguridad germanas fueron alertadas de posibles atentados en territorio alemán. En noviembre del año pasado, un partido amistoso entre las selecciones de Alemania y Holanda que debía tener lugar en Hannover fue suspendido poco antes de que comenzara el partido, una medida que también obligó a la canciller Angela Merkel a suspender su viaje al estadio. En la noche del 31 de diciembre pasado, las autoridades de Múnich ordenaron desalojar la estación central de ferrocarriles de la ciudad y otra terminal en la localidad de Passing, ante la amenaza de un grave atentado terrorista. En ninguno de los casos, las autoridades han logrado detener o identificar a los supuestos terroristas.

Más información