Humberto Moreira regresa a México: “Han manchado mi honor”

Humberto Moreira, detenido y puesto en libertad en España, no descarta volver a la política

Humberto Moreira, expresidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), regresó el miércoles por la noche a México desde España, donde fue detenido el 15 de enero, encarcelado y puesto en libertad en una semana por falta de pruebas. "Han manchado mi honor", dijo en el aeropuerto de la Ciudad de México.

El exogobernador del Estado de Coahuila, de 49 años, fue arrestado en Madrid bajo cargos de lavado de dinero, organización criminal, malversación de caudales públicos y cohecho. Este jueves por la mañana, en una entrevista de radio, Moreira subrayó que en el auto que le concedió la libertad en España se recoge que "se hicieron escuchas telefónicas mucho tiempo y no encontraron absolutamente nada". "No hay acto alguno que denote la comisión o siquiera la preparación de delito alguno", dijo citando el auto.

También contó detalles de su semana en la cárcel: "Yo estaba como un interno más. Había muchos latinos, rumanos, musulmanes, españoles. Por homicidio, por droga, por muchos motivos. Compartí celda con un español que estuvo detenido en México y me encontré con un mexicano que me echó la mano como paisano para orientarme". Ahora Moreira se encuentra en la ciudad de Cuernavaca con su familia, "tratando de superarlo".

En el momento de su detención el juez de guardia que ordenó su entrada en prisión argumentó que Moreira había recibido 218.000 dólares en transferencias desde el exterior mientras cursaba un máster en Barcelona y consideró que esos movimientos no estaban justificados. Dicho juez afirmó que había "sustento fáctico" para apoyar las acusaciones contra el expresidente del PRI.

"Se hicieron escuchas telefónicas mucho tiempo y no encontraron absolutamente nada", subrayó Moreira

En la entrevista de este jueves Moreira ha dicho que con la documentación que presentaron sus abogados a la justicia española ha quedado "demostrado" que no lavó dinero. A la pregunta del periodista por los honorarios del abogado que lo representó, Manuel Ollé, Moreira respondió que sumaban una cifra similar al importe por el que había sido acusado de blanqueo de capitales.

Explicó que su madre y sus hermanos le dieron dinero para poder pagar al abogado y dijo que "poco a poco" les devolverá lo que aportaron. Precisó que seguirá con sus negocios de publicidad y montaje de anuncios publicitarios y añadió que es propietario de "40 chivas y dos sementales".

Humberto Moreira gobernó Coahuila, un Estado del norte de México, entre 2005 y 2011. Cuando asumió el poder el Estado debía 25 millones de dólares. Cuando lo dejó para pasar a presidir el PRI de cara a las elecciones presidenciales de 2012, Coahuila tenía una deuda de unos 2.500 millones.

Su tesorero en el Gobierno de Coahuila, Héctor Javier Villarreal Hernández, está preso en Texas y se ha declarado culpable de lavado de dinero. Jorge Juan Torres López, su Secretario de Desarrollo Social y sustituto suyo como gobernador interino de Coahuila, está prófugo y lo busca la justicia de Estados Unidos. En 2015 un arrepentido, el empresario Rolando González, afirmó en una corte de Texas que formó parte de un entramado de malversación de fondos públicos encabezado por Moreira. El aludido respondió que no había "acusación formal" en su contra.

En la entrevista Moreira afirmó que planea volver a España para defender su tesis doctoral en la Universidad de Burgos en la que fecha que le indiquen, pues estaba prevista para el 18 de febrero pero fue aplazada cuando lo detuvieron. De cara al futuro, el exgobernador afirmó que no descarta regresar a la política en México. "Me baso mucho en las encuestas y las encuestas en mi tierra me permiten seguir en la vida política", dijo Moreira, que conserva su afiliación al PRI.

El día de su detención, el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, expresó la "confianza" del partido en que Moreira pudiese "presentar una justificación sobre lo que se le acusa". Hoy Moreira expresó su agradecimiento a Beltrones "por la defensa que hizo". La liberación y vuelta a México de Humberto Moreira, un hombre muy cercano al presidente Enrique Peña Nieto, del PRI, supone un desahogo para la imagen del partido en el poder.