Selecciona Edición
Iniciar sesión

La UE y la OTAN debaten una mayor implicación en Libia

Occidente ofrece ayuda al país pero la condiciona a la formación de Gobierno

La creciente influencia que adquiere en Libia el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) inquieta a Occidente. Estados Unidos se siente cada vez más presionado para extender a territorio libio los bombardeos contra la organización radical suní. La Unión Europea y la OTAN también debaten una mayor implicación, pero con una salvedad fundamental: solo ocurrirá cuando exista un Gobierno legítimo que solicite ayuda. “La OTAN está preparada para apoyar a un Gobierno de unidad en Libia. Pero eso requiere una petición y una nueva situación sobre el terreno”, argumentó este viernes el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, antes de asistir a una reunión con los ministros europeos de Defensa en Ámsterdam.

Aunque los bombardeos de la coalición anti-ISIS que lidera Estados Unidos se limitan a Irak y Siria, este grupo se ha hecho fuerte en Libia, un país aún sin Gobierno legítimo a pesar de los intentos de la ONU por lograr que se constituya. Los asesores del presidente Barack Obama le insisten en la conveniencia de realizar bombardeos en ese país, según el diario The New York Times.

La UE admite la necesidad de desempeñar un papel más activo en Libia, pero lo vincula a la formación de ese Gobierno de unidad que no acaba de llegar. “Si existe un Gobierno de unidad, Europa intervendrá; habrá que ver qué tipo de intervención”, concedió el ministro español de Defensa, Pedro Morenés. La cercanía del país africano a Italia y Malta, dos de los socios comunitarios, obliga a la UE a procurar su estabilidad.

Formar guardacostas

La alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, abundó en posibles misiones de la UE en Libia. Una opción es reforzar la seguridad del país —una tarea delicada porque expone enormemente a quienes la realizan—, así como permitir a la misión militar naval que Europa tiene desplegada contra las mafias libias que forme a guardacostas libios. “Ya hemos empezado a explorar opciones, pero tenemos que hacerlo con los libios”, precisó Mogherini.

También sería de entrenamiento la posible misión de la OTAN en ese país, según ha explicado recientemente Stoltenberg. En cualquier caso, la reunión conjunta de ministros de Defensa y de Exteriores celebrada este viernes no abundó en ninguna de estas posibilidades.