Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rusia negocia con grandes bancos volver a los mercados internacionales

El Gobierno de Moscú pretende presionar a los Gobiernos a través de las financieras

Privada de una sustancial parte de sus ingresos por la caída de los precios del crudo, Rusia quiere volver a los mercados financieros internacionales, pese a las sanciones que le fueron impuestas por la anexión de Crimea y su política en Ucrania.

Por primera vez desde septiembre de 2013, cuando colocó valores del Estado por un total de 6.000 millones de dólares (unos 5.400 millones de euros) con vencimientos en 2019, 2023 y 2043, el Gobierno ruso se dispone a captar capital en los mercados internacionales. Para ello, el ministerio de Finanzas ha enviado peticiones a 25 bancos internacionales sobre la posibilidad de prestación de servicios como agentes financieros para colocar obligaciones del Estado en 2016, según una disposición publicada el viernes en la página web del Banco de Rusia.

Las sanciones prácticamente cortaron el acceso de Rusia a los mercados de capital, aunque, según los especialistas rusos, no se extienden a las obligaciones del Estado. Esta semana, el viceministro de Finanzas, Serguéi Storchak, admitió que Moscú tendría que preparar una emisión de obligaciones, aunque en enero el alto funcionario había dicho que no se pedirían préstamos internacionales mientras estén en vigor las sanciones. “Las limitaciones no se han levantado, ¿Qué sentido tiene? ¿Para qué un trabajo inútil?”, había afirmado entonces.

Dependiendo del atractivo de la oferta, la iniciativa rusa podría tentar a los agentes económicos internacionales y hacerlos partícipes de un incremento de la presión sobre los Gobiernos para poner fin a las sanciones, algo que, según los políticos de la Unión Europea y de EE UU, será posible si la situación en la región ucrania de Donbás mejora de acuerdo con lo estipulado en los acuerdos de Minsk (entre Rusia, Ucrania, Francia, Alemania y la OSCE). De momento, la situación real en la región oscila entre el estancamiento y agravamientos cíclicos con el uso de armas de fuego teóricamente retiradas de la línea de frente.

Para compensar el déficit en el presupuesto anual de 2016 (elaborado a partir del precio de 50 dólares por barril de crudo), Rusia necesitará cubrir un déficit de 2,36 billones de rublos, que tomará mayoritariamente de su fondo de reservas. Según el presupuesto de este año, la deuda estatal de Rusia en 2016 crecerá del 15,6% al 15,7% del PIB, y la deuda internacional no superará el 4,4% del PIB. La deuda exterior estatal a fecha del 1 de enero era de 30.700 millones de dólares, de los cuales 13.000 millones eran valores en divisas extranjeras, según datos del Banco de Rusia, citados por RBK. En octubre de 2015, dos grandes consorcios rusos, Gazprom y Norilskii Nikel, emitieron obligaciones en euros por más de 2.000 millones de dólares.

La lista de bancos contactados incluye el Barclays Bank, BNP Paribas, Bank of America Merrill Lynch, Bank of China, Wells Fargo, Goldman Sachs, J.P. Morgan, Deutsche Bank, Industrial and Commercial Bank of China, Crédit Agricole, Credit Suisse, Landesbank Baden-Wuerttemberg, Mizuho Financial, Morgan Stanley, Nombra, Citigroup, Scotiabank, Société Générale,TD Securities, China Construction Bank, Agricultural Bank of China, HSBC, RBC Capital Markets, UBS, UniCredit. También incluye bancos rusos como Sberbank KIB y VTB Kapital, Gazprombank.