Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Tres muertos por un síndrome vinculado al zika en Colombia

El Gobierno confirma 20.296 contagios, aunque la cifra real podría ser de 80.000

El Gobierno de Colombia ha confirmado las primeras tres muertes asociadas al virus del zika. Los tres contagiados habrían fallecido por el síndrome neurológico Guillain-Barré, que los científicos vinculan con el virus. Alejandro Gaviria, ministro de Salud de Colombia, había reconocido poco antes de conocerse las muertes que el número de contagios en el país supera las previsiones iniciales. En la rueda de prensa semanal que el organismo ofrece todos los viernes para dar cuenta de los casos registrados, se confirmaron 20.297 afectados, al mismo tiempo que se informó de que el número real podría ser de 80.000. "Hay muchas personas sin síntomas que no acuden al médico", ha explicado el ministro para inmediatamente después apostillar: "Aunque este es un cálculo necesariamente imperfecto".

El aumento en el número de casos se debe además a que aunque los casos empezaron a contabilizarse oficialmente en octubre de 2015, hay indicios de que el zika empezó a expandirse por el país entre julio y agosto del año pasado. Dos de los tres fallecidos eran de Turbo, en Antioquia, y uno en San Andrés. "Seguirán apareciendo casos porque el mundo está conociendo que el zika produce mortalidad", ha explicado este viernes la directora general del Instituto Nacional de Salud, Marta Lucía Ospina.

Por el momento, el Gobierno colombiano no confirma ningún caso de microcefalia, pese a que la revista Semana haya publicado que una mujer de Cartagena decidió interrumpir su embarazo en una clínica de Bogotá cuando su feto fue diagnosticado con varias malformaciones, incluida la microcefalia. "El caso existe, pero no se puede probar que esté relacionado con el virus del zika", ha asegurado Gaviria. "Hay que recordar que en Colombia se producen al año 150 casos de microcefalia por diversas razones y 360 por otras malformaciones, el de Cartagena podría ser uno de ellos", han explicado desde el Instituto Nacional de Salud. 

Las autoridades sanitarias colombianas reconocen que el aumento de casos de microcefalia en Brasil "representan una condición necesaria para probar la relación entre la microcefalia en los bebés y el zika, pero por el momento no hay confirmación científica y la incertidumbre es muy grande".

Una gestión conjunta

El ministro de Salud colombiano también ha repasado las conclusiones a las que llegaron los responsables sanitarios de América Latina durante la última reunión de la CELAC en Uruguay. Aunque por el momento se trata solo de iniciativas conjuntas, ya se ha planteado la posibilidad de crear "un mecanismo de compra centralizada de algunos medicamentos" a través de la Organización Panamericana de la Salud. "En concreto, de inmunoglobinas para tratar el síndrome de Guillain-Barré. Todos los países reportaron un aumento, al contrario que sucede con la microcefalia", ha detallado.

A los planes de contingencia colombianos centrados, especialmente, en fumigaciones selectivas (al contrario que Brasil), campañas de planificación familiar y de identificación de criaderos de mosquitos, se une la posibilidad, aún no concretada, de comprar y distribuir repelentes en las zonas más afectadas por el zika. "Tenemos que estudiar esta decisión con cuidado porque no tenemos análisis del coste y la efectividad", ha especificado el ministro.