Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

EE UU recomienda preservativo o abstinencia contra el virus del zika

Según el CDC, es la única forma de evitar la transmisión sexual del virus

La única forma de garantizar que no se produce una transmisión del virus del zika por la vía sexual es el uso de un preservativo o la abstinencia. Algo que resulta especialmente importante en el caso de un embarazo, por la “cada vez más fuerte” evidencia de un vínculo entre el virus y la microcefalia. El director del Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, Tom Frieden, fue enfático este viernes al explicar las nuevas recomendaciones emitidas por la agencia especializada tras la confirmación de un caso de transmisión sexual del virus en Texas.

Condón o abstinencia”, resumió Frieden las opciones. Una recomendación que rige en primer lugar para las mujeres embarazadas, puesto que la principal preocupación ante este virus del que todavía se conoce tan poco es “cómo afecta al cerebro en desarrollo del feto”, subrayó.

El vínculo entre el virus del zika y la microcefalia “parece cada vez más fuerte”, reconoció Frieden en teleconferencia con periodistas para informar de las nuevas recomendaciones del CDC, emitidas tras la confirmación del primer caso de transmisión sexual del zika en Estados Unidos este año, en el Condado de Dallas, Texas, a comienzos de esta semana.

“Los hombres con una compañera sexual embarazada que vivan o hayan viajado a una zona donde el virus del zika es activo deberían usar de forma consistente y correcta preservativos durante el sexo, ya sea vaginal, anal u oral, o abstenerse de cualquier actividad sexual durante el embarazo”, subraya el CDC.

El caso de Texas es el tercero registrado en la literatura científica sobre transmisión sexual de este virus. Demasiado poco como para poder establecer patrones que permitan afinar más las recomendaciones para evitar un contagio. Uno de los problemas que existen ante un virus del que todavía se conoce tan poco es que ni siquiera se sabe durante cuánto tiempo existe riesgo de contagio sexual.

“No sabemos cuánto tiempo persiste el virus en el semen, y podrían pasar semanas o incluso meses hasta que lo averigüemos”, subrayó Frieden. Otro interrogante todavía sin respuesta, señala el CDC, es si hombres infectados que no llegan a desarrollar síntomas pueden transmitir el virus por la vía sexual. Tampoco se han reportado —por ahora— casos tampoco de transmisión del zika de mujeres infectadas a sus parejas sexuales, agrega el instituto norteamericano.

El uso de preservativos o la abstinencia se une a la principal recomendación que el CDC hace a las mujeres embarazadas o que planeen estarlo, y que Frieden reiteró este viernes: que eviten en lo posible viajar a zonas donde el virus está expandido y, si no pueden eludirlo, se protejan al máximo contra la picadura de los mosquitos. Ahora, el CDC recomienda además que también mujeres embarazadas que hayan viajado a zonas donde pudieran haber estado expuestas al virus del zika se realicen una prueba entre dos y 12 semanas tras su retorno, incluso si no han desarrollado síntomas de la enfermedad.