Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

EE UU podrá extraditar a un salvadoreño por la matanza de los jesuitas

Una juez da el visto bueno para la extradición del excoronel Inocencio Montano

Una juez estadounidense ha abierto la puerta a la extradición a España del excoronel Inocente Orlando Montano, uno de los 17 militares salvadoreños procesados por la Audiencia Nacional en relación con la matanza de seis jesuitas, cinco de ellos españoles, en El Salvador en 1989.

La juez de distrito de Carolina del Norte Kimberly Swank consideró en su fallo, rubricado el 4 de febrero pero dado a conocer este viernes, que existe una “causa probable” para creer que Montano “cometió los cargos de asesinato terrorista” de los que se le acusa en España y establece además que se cumplen todos los requisitos para proceder a la extradición del exmilitar.

El fallo se conoce justo un mes después de que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ratificara la orden de detención de 17 militares salvadoreños, entre ellos la de Montano, para poder pedir su extradición a España. El magistrado investiga el asesinato de los seis jesuitas, entre ellos Ignacio Ellacuría, entonces rector de la Universidad Centroamericana (UCA), así como de dos mujeres, una empleada de los religiosos y su hija, en el campus de la universidad.

En su argumentación, Swank da por buenas las pruebas presentadas por la fiscalía, en nombre de España, acerca de que Montano, que en el momento de la matanza era viceministro de Seguridad Pública, “era miembro de un grupo de oficiales que, de forma colectiva, ordenaron la muerte ilegal de los jesuitas”. Montano, de acuerdo con las pruebas presentadas, continúa la juez en su argumentación, “proporcionó la información necesaria” para localizar a las víctimas y, junto con los demás militares, dio las instrucciones para que el Batallón Atlacatl, “una unidad militar altamente entrenada y que poseía armas de fuego, cumplieran la misión de asesinar al padre Ellacuría y los otros”. Una vez cometida la matanza, Montano “intentó ocultar los hechos” junto con los demás acusados, señala en su fallo.

El fallo judicial no significa sin embargo una extradición automática. La decisión final está en manos del secretario de Estado, John Kerry, que debe firmar la orden de extradición. El Departamento de Estado declinó comentar este viernes la sentencia extraditoria. Además, a Montano todavía le quedan algunos recursos para recurrir la extradición, con lo que esta podría frenarse o detenerse, dijo a Efe el fiscal del caso, John Capin.

Pese a ello, el Centro de Justicia y Responsabilidad (CJA, por sus siglas en inglés), una organización internacional que busca llevar a los tribunales a responsables de violaciones de derechos humanos en todo el mundo y que es parte querellante en el caso de los jesuitas, celebró la decisión de la juez de distrito.

La abogada del CJA Almudena Bernabéu, que representa a los familiares de las víctimas de la matanza, consideró que el visto bueno a la extradición de Montano abre la puerta a “encontrar la verdad que los jesuitas y los salvadoreños llevan demandando durante tanto tiempo”. Además, la decisión de la juez Swank constituye una “afirmación de los esfuerzos del juez Velasco para mantener viva la justicia universal, desafiar la impunidad y juzgar a violadores de derechos humanos”, dijo en un comunicado.

El CJA también citó a Carlos Martín Baró, hermano de uno de los jesuitas asesinados, Ignacio Martín Baró, y querellante en el caso español. “El hecho de que el coronel Montano pueda afrontar un juicio en España no calmará el dolor, pero constituye una victoria para todos los que buscan justicia”, declaró.

Montano, que fue descubierto por el CJA viviendo en el área de Boston, fue condenado en agosto de 2013 a 21 meses de cárcel por fraude migratorio y por perjurio, al ser considerado culpable de mentir y negar su pasado militar en los formularios migratorios que rellenó cuando llegó a Estados Unidos en 2002. En abril del año pasado, comenzaron las audiencias para su extradición que han concluido ahora con este paso que pone a Montano más cerca que nunca de ser juzgado por un crimen que lleva sin justicia desde hace casi tres décadas.