Selecciona Edición
Iniciar sesión

Al menos 14 muertos en un terremoto en el sur de Taiwán

El seísmo, de magnitud 6,4, ha causado derrumbes de edificios en la ciudad de Tainan

Equipos de rescate buscan supervivientes del terremoto en Tainan. Ashley Pon Foto: Getty / Vídeo: Reuters-LIVE!

Al menos 14 personas han muerto y 475 han quedado heridas de diversa consideración en el terremoto de magnitud 6,4 que sacudió el sur de Taiwán la pasada madrugada. Varios edificios, entre ellos un bloque de viviendas de 16 plantas, se derrumbaron en la ciudad de Tainan por el sismo, que golpeó a las 03.57 hora local (20.57 del viernes hora española) mientras los residentes dormían. El momento en que ha ocurrido el terremoto es especialmente doloroso, en vísperas del Año Nuevo chino que entrará el próximo lunes y cuando numerosos taiwaneses se desplazan para reunirse con sus familias.

Más de 250 personas han podido ser rescatadas por los servicios de emergencia, que continúan las tareas para liberar a supervivientes. Hasta 30 personas continúan desaparecidas, según los medios locales. Entre los fallecidos se encuentra una bebé de apenas 10 días.

El Ejército taiwanés ha enviado helicópteros y equipos médicos, entre otros efectivos, a las zonas afectadas, ha informado la agencia de noticias local, CNA. El presidente saliente de la isla, Ma Ying-jeoou, se ha desplazado a Tainan, de dos millones de habitantes, para supervisar las tareas de rescate y ha prometido no escatimar esfuerzos para rescatar a los supervivientes y ayudar a las víctimas. La presidenta electa, Tsai Ing-wen, canceló los actos que tenía previstos para sumarse a las tareas de coordinación.

Al menos seis de las víctimas mortales se encontraban en el bloque residencial caído, el edificio Wei Guan Dragón Dorado, cuyos pisos se desplomaron unos sobre otros para convertirse en una trampa mortal. Aunque según los registros municipales en el edificio habitan 256 personas de 96 familias, se desconoce exactamente cuántas había en su interior en el momento del colapso. Es posible que algunas hubieran viajado y que otras hubieran acogido a amigos o parientes para celebrar juntos el Año Nuevo.

En una isla de gran actividad sísmica -aunque de baja intensidad, en lo que va de año ya se había registrado una quincena de movimientos-, los edificios se construyen de acuerdo a estrictos estándares de seguridad. Otros edificios han sufrido daños o han quedado inclinados en ángulos forzados al vencerse sus soportales, un elemento muy frecuente en la arquitectura local. Pero ninguno se ha derrumbado tan completamente como el Dragón Dorado.

“Estaba viendo la televisión y después de una súbita sacudida, oí un fuerte ruido. Abrí mi puerta metálica y vi caer el edificio de enfrente”, declaró a Reuters una vecina de 71 años que se identificó como Chang.

Tanto el ministro del Interior, Chen Wei Zen, como el alcalde de Tainan, Lai Chin-te, han afirmado que se abrirá una investigación sobre la responsabilidad en el derrumbe del edificio, que terminó de construirse en 1994. Algunos vecinos han expresado dudas sobre la calidad de los materiales que se emplearon en aquella obra. Según CNA, varios residentes dicen haber encontrado latas de aceite de cocina entre los escombros de los pilares de la estructura.

El temblor se sintió en toda la isla, y se percibió incluso en la costa de Fujian, en la China continental. Según CNA, muchos residentes del sur y centro de Taiwán declararon que los movimientos les recordaron el terremoto del 21 de septiembre de 1999, de magnitud 7.3 y que dejó más de 2.400 muertos en la zona.

Según el Departamento de Meteorología taiwanés, el epicentro del sismo se localizó en el distrito de Meinong, en la ciudad sureña de Kaohsiung, a una profundidad de apenas 17 kilómetros y a una distancia de unos 43 kilómetros de Tainan.

Cerca de 400.000 viviendas se han quedado sin agua, y aproximadamente 6.000 sin electricidad. Las líneas de tren de alta velocidad que comunican el norte de la isla con la zona afectada han quedado interrumpidas mientras se examinan posibles daños en las vías.

Pekín, que considera a la isla parte de su territorio, ha ofrecido ayuda a través de su Oficina de Asuntos Taiwaneses, según la agencia china, Xinhua.