México recibirá vuelos especiales de migrantes cubanos en ruta hacia EE UU

El gobierno de Peña Nieto autoriza el ingreso de aviones con cientos de migrantes cubanos que se habían atascado en Costa Rica

El Gobierno mexicano de Enrique Peña Nieto autorizó el viernes la llegada de aviones con cientos de migrantes cubanos que desde hace semanas se habían quedado atrapados en Costa Rica en su ruta hacia Estados Unidos. Los aviones saldrán desde el aeropuerto de Liberia (norte costarricense) hacia Nuevo Laredo, muy cerca del puesto fronterizo texano de McAllen, donde las autoridades estadounidenses podrían otorgarles los beneficios migratorios que establece la Ley de Ajuste Cubano —la norma concede la residencia solo a los cubanos que llegan por tierra—.

Los primeros vuelos podrían comenzar a llegar a partir del martes, según ha anunciado el Gobierno de Costa Rica. Las autoridades mexicanas han dejado de temer el efecto interno por la recepción del flujo cubano, que solo quiere alcanzar EE UU, y han dejado de aplicar provisionalmente la regla que impedía recibir nacionales de Cuba sin el respectivo visado de la Embajada mexicana en La Habana. México también ha aceptado recibir por vía aérea, a partir del 17 de febrero, a los cerca de 2.000 cubanos atrapados en Panamá.

Costa Rica mantiene la programación de vuelos desde su territorio hasta El Salvador, desde donde los migrantes siguen por transporte terrestre hacia el norte. Es la forma de saltarse el rechazo de Nicaragua a la entrada de migrantes cubanos que desde el año 2012 seguían la ruta de Centroamérica desde Ecuador, que no les exigía visado. Sin embargo, ahora que Quito ha repuesto su requisito de visado y que Nicaragua ha cerrado sus puertas, el corredor migratorio queda minado.

Ya más cerca imposible, considerando que la ley beneficia con la residencia solo a los cubanos que llegan por tierra

La huida

En mitad de la crisis quedaron atrapados casi 8.000 cubanos en Costa Rica, que dispuso albergues para muchos de ellos mientras buscaba una salida negociada. Primero con el puente aéreo a El Salvador y ahora a México. Quedan aún casi 5.000 en los albergues, aunque la cifra varía cada día. Muchos han preferido lanzarse a través de los caminos de Nicaragua. Algunos han logrado ya llegar a Estados Unidos. Otros han sido rechazados y devueltos a Costa Rica, donde han perdido su visado de tránsito y han quedado indocumentados, en la lista de deportación. Hay casi 50 presos en San José en espera de un destino que al menos no será Cuba, a donde no quieren volver.

La estancia se ha hecho larga y la noticia llega como agua de mayo. “No sé si tengo el dinero, pero lo voy a pedir a mis tíos en Florida ¡Mira qué lindo suena eso de no arriesgarse a pasar México por tierra!”, comentaba Uriel Rodríguez por vía telefónica desde uno de los albergues.