Un grupo de sabios redactará la Constitución de la Ciudad de México

Políticos, juristas, académicos, activistas y escritores elaborarán un proyecto de carta magna para la capital mexicana

La Ciudad de México busca Constitución. La reforma política que transformó el Distrito Federal en la flamante megaurbe a la que llaman CDMX obliga a las autoridades a redactar una Carta Magna. Esta mañana, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, presentó a 28 personas encargadas de elaborar un proyecto del texto. “Es una gran oportunidad para que no se dé un solo paso atrás en los derechos ganados”, señaló el político que gobierna el más importante bastión de la izquierda en el país. 

Mancera, del PRD, dijo que el grupo comenzará sus trabajos el lunes 8 de febrero. El principal promotor de la reforma política de la Ciudad de México aseguró que el nuevo texto podrá servir de “referente para una reforma mayor en el país” y como punto de partida de una nueva Constitución de la República mexicana, que el próximo año cumple un siglo de haberse redactado.

El grupo presentado esta mañana está conformado por políticos, activistas, académicos, juristas y escritores. Existían temores de que Mancera, que tiene una buena relación con Enrique Peña Nieto, lo que despierta desconfianza en una ciudad que es gobernada por la izquierda desde 1997, presentara nombres más cercanos al PRI, el partido en el poder. Esas dudas fueron disipadas esta mañana en el antiguo Palacio del Ayuntamiento.

En el grupo, conformado por 13 mujeres y 15 hombres, se encuentra a Lol Kin Castañeda, una activista por los derechos de los homosexuales y una de las primeras mujeres que se casaron cuando fueron aprobadas las bodas gais en la capital, en 2009. También figuran los nombres de Clara Jusidman, una reputada académica de izquierdas; Marta Lamas, la feminista más reconocida de México; Ana Laura Magaloni, catedrática experta en derecho constitucional, María Rojo e Ifigenia Martínez, militantes del PRD y la periodista Guadalupe Loaeza, entre otras.

Loaeza, por cierto, no es la única escritora en la lista. Juan Villoro, uno de los autores más leídos de México e hijo del filósofo Luis Villoro, estará encargado de redactar el texto más seco de su carrera: la primera Constitución de la ciudad. En la tarea lo acompañarán experimentados políticos como Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del PRD y primer Jefe de Gobierno del DF; Porfirio Muñoz Ledo, que ha trabajado para gobiernos de distintas banderas del PRI, PRD y PAN; el senador Alejandro Encinas; académicos como Francisco Valdés y Mauricio Merino, experto en temas de transparencia y rendición de cuentas, entre otros.

El grupo de trabajo estará presidido por Miguel Ángel Mancera y podrá contar con el apoyo de asesores externos coordinados por Juan Ramón de la Fuente, el exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México. Cárdenas dijo que el proyecto que elaborarán se inclinará hacia la “equidad social” y a la democracia participativa.

El polémico Constituyente

El texto que elaborará el grupo de sabios será revisado por la Asamblea Constituyente. Ese órgano encargado de aprobar la primera carta magna capitalina estará conformado por 100 diputados. Sesenta serán elegidos el 5 de junio en un proceso electoral inédito organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE). Los 40 restantes serán plurinominales y serán designados por el presidente Enrique Peña Nieto (seis), el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera (seis), la Cámara de Diputados (14) y Senadores (14).

La convocatoria para elegir al Constituyente ha preocupado a los grandes partidos de oposición. Representantes del PRD, PAN y Morena, la organización del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, han amenazado con impugnar ante los tribunales el llamado a las elecciones que ha hecho el INE. La autoridad electoral ha dispuesto entregar 10 millones de pesos (545.000 dólares) a los nueve partidos que existen en México para que hagan campaña para sus asambleístas.

"Es un atraco", dijo Pablo Gómez, que defiende los intereses del PRD ante la autoridad electoral. Este partido, junto al PAN y Morena, considera que el trato igualitario a todos los partidos, sin importar cuántos votos hayan obtenido en las últimas elecciones, beneficia al PRI y al Gobierno de Enrique Peña Nieto. Las minorías de la Ciudad de México, en este caso el PRI y sus aliados, el Partido Verde y Nueva Alianza, contarán con la misma cantidad de dinero que la izquierda, que es la fuerza política mayoritaria en la Ciudad de México desde hace 19 años.      

Más información