Emiratos Árabes Unidos, dispuesto a enviar tropas terrestres a Siria

Arabia Saudí hizo recientemente un ofrecimiento similar que EEUU ha celebrado

Emiratos Árabes Unidos (EAU) está dispuesto a enviar tropas de tierra a Siria como parte de una coalición internacional para luchar contra el Estado Islámico (ISIS), según ha reiterado este domingo su secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Anwar Gargash. El anuncio se produce al día siguiente de que Washington haya celebrado un ofrecimiento similar por parte de Arabia Saudí. Estos dos países árabes forman parte de la coalición liderada por Estados Unidos que desde hace dos años bombardea a ese grupo terrorista, pero la escalada rusa en apoyo de Bachar el Asad ha imbuido de urgencia la necesidad de intervenir sobre el terreno.

“Esa ha sido siempre nuestra posición, que era necesaria una campaña terrestre”, ha respondido Gargash al ser preguntado durante una conferencia de prensa si EAU estaba dispuesto a contribuir con soldados a la lucha contra el ISIS. “Hemos estado frustrados por la falta de avance contra el Daesh”, ha explicado utilizando el acrónimo árabe para el grupo.

El número dos de Exteriores emiratí ha precisado sin embargo que para su país es un prerrequisito que “EE UU lidere” ese eventual despliegue. “No hablamos de miles de soldados, sino de fuerzas de tierra que abran camino, formen y apoyen. Nuestra posición no ha cambiado y tendremos que ver cómo podemos realizar avances”, ha señalado.

El pasado noviembre, durante una reunión sobre Siria, Gargash ya mencionó la voluntad de EAU de participar en cualquier esfuerzo internacional contra el terrorismo que requiriera una intervención terrestre. “Los países de la región están dispuestos a llevar el peso en esa lucha”, aseguró, antes de proponer la coalición árabe en Yemen como modelo alternativo a la interferencia extranjera.

La diferencia es que ahora esa posibilidad parece estar más cerca. Arabia Saudí anunció el jueves que planea enviar tropas si EE UU decide lanzar una operación terrestre. Al día siguiente, la Casa Blanca celebró la medida que, según su portavoz, respondía a una petición del secretario de Defensa estadounidense, Ash Carter. Este hablará del asunto con su homólogo saudí en Bruselas esta próxima semana.

“Es mucho lo que está en juego”, declara a EL PAÍS el politólogo emiratí Abdulkhaleq Abdulla. “Rusia ya ha enviado a sus chicas y chicos, y lo mismo otros países. Por eso Arabia Saudí y el [resto de los países árabes del] Golfo se sumaron desde 2014 a la lucha contra el Daesh. Siria lleva cinco años sumida en el caos y si no hacemos algo, por la vía pacífica o por la militar, puede seguir así otros cinco. Es una gran responsabilidad”.

En septiembre de 2014, Arabia Saudí y EAU (además de Bahréin, Qatar y Jordania) se unieron a EEUU para bombardear objetivos del ISIS en Siria. Entonces la propaganda oficial aclamaba la presencia al mando de sendos cazas de un príncipe saudí y una militar emiratí. Sin embargo, desde que iniciaron la intervención en Yemen el pasado marzo, su participación en los ataques aéreos contra el ISIS ha prácticamente cesado.

De las palabras de Abdulla se desprende que emiratíes y saudíes tienen escasa confianza en la vía diplomática. “Debiera ser la prioridad, pero a la vista del resultado desastroso de [las negociaciones de] Ginebra, tal vez no nos esté llevando a ninguna parte”, admite el analista.

EAU no ha revelado cuántos soldados piensa destinar a Siria, pero su Ejército cuenta con 65.000 efectivos (parte de los cuales proceden de otros países) y tras el despliegue de 3.000 de ellos en Yemen, surgen dudas sobre su capacidad para embarcarse en una nueva operación exterior. “Eso parecería, pero Siria es la prioridad para Riad y Abu Dhabi”, afirma Abdulla convencido de que “EAU puede cumplir porque tiene recursos y capacidad”.

A pesar del coste en vidas que la intervención en Yemen está teniendo para su país, el politólogo no cree que las inevitables bajas en Siria vayan a minar el apoyo de los emiratíes. “Estoy seguro de que Abu Dhabi y Riad conocen los riesgos tanto de actuar como de no hacerlo. Y hoy por hoy el riesgo de cruzarse de brazos es mayor que el de intervenir. Es hora de que dejemos de lado el no hacer nada y pasemos a la acción”, defiende.

Tampoco la posibilidad de un enfrentamiento directo con Irán le parece disuasorio. “Los iraníes ya están en Siria; en realidad están en todas partes en Irak, en Líbano, en Siria y también en Yemen. Si eso es lo que Irán busca, Arabia Saudí y EAU están listos”, declara. El jefe de la Guardia Revolucionaria iraní, el general Mohammad Ali Jafari, no lo tiene tan claro. “Les falta el coraje para hacerlo”, respondió cuando le preguntaron por el anuncio saudí de desplegar soldados.

“Que nadie piense en agredir a Siria o en violar su soberanía porque, sean saudíes o turcos, les devolveremos a su país en ataúdes de madera”, ha advertido por su parte el ministro sirio de Exteriores, Walid Muallem.