Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
MIEDO A LA LIBERTAD

La maldición del oro negro

La caída de precios del petróleo altera la estabilidad geoestratégica

Si creyéramos en las teorías conspirativas de la historia, podríamos pensar que el mundo vive una confabulación fantástica en la que, al final, serán los países en vías de desarrollo los que cargarán con las peores consecuencias. Ahora el petróleo se ha convertido en una maldición para la mayoría de los Estados que lo producen, exceptuando algunos casos como Noruega, Reino Unido y Estados Unidos. En ese sentido, ¿quién y para qué está provocando la actual crisis del petróleo? ¿Cuál será el futuro de los países árabes sin su líquido mágico por excelencia? ¿Qué haremos con los regímenes que poseen las mayores reservas de materias primas —incluyendo el depreciado oro negro— que, teniendo tantos recursos, permiten que su pueblo muera de hambre?

El petróleo ya se ha convertido en el elemento determinante de una nueva recesión generalizada y en el quinto jinete del Apocalipsis que, con su caída de precios, altera la estabilidad geoestratégica de diferentes partes del mundo. Una de ellas es la región latinoamericana, porque hablar de América Latina es hablar de materias primas y de petróleo. ¿Pero cuál podría ser el resultado final de esta crisis para los países de la región? ¿Cuántos hospitales, escuelas, autopistas y empleos tendrán que sacrificarse porque el oro negro está perdiendo su valor?

En lugares como Venezuela, ese combustible se ha convertido en una maldición divina que no ha permitido la formación de un Estado. Y en otros casos, como México, pese a la declaración histórica del presidente José López Portillo (“con el petróleo tendremos que acostumbrarnos a administrar la abundancia”), en realidad durante su mandato no se supo administrar la riqueza petrolera y se toleró la corrupción. Y con la gesta nacionalista de otro mandatario, Lázaro Cárdenas, el oro negro se convirtió en un lastre que evitó la modernización del país: todo pasaba por la estatal Pemex y el crudo era el sostén de muchas barbaridades producidas Administración tras Administración. Ahora, en estos tiempos de catarsis que vivimos, Pemex ha anunciado un programa masivo de recorte de personal que afectará a la economía formal e informal del país. Además, el déficit del Estado mexicano se ha disparado con unas cantidades tan exorbitantes que sólo la historia podría pagarlas.

Por su parte, Venezuela que ya casi ha desaparecido de los mercados, tiene que lidiar, además, con una tragedia de doble castigo: el precio de su petróleo y el despilfarro —casi un crimen de Estado— que han perpetrado sus gobernantes contra la riqueza nacional. Sin embargo, todo este panorama ya no sólo trastoca las economías y el valor del dólar, sino que también profundiza la gran herida infectada de América Latina y la lección pendiente de la desigualdad. Si el barril de petróleo a 100 dólares era insuficiente para subvencionar los programas sociales, imaginemos ahora qué significa que la principal fuente de financiación de ese gasto social esté en caída libre.

El petróleo que, durante muchos años, fue la estructura del mundo moderno ya es objeto de reajuste en el mundo de la postrevolución tecnológica. Sin embargo, todos los costos de este proceso los está pagando la fe colectiva ante la ausencia de Gobiernos capaces de asumir las responsabilidades de sus sistemas financieros.

Lo que no debemos olvidar es que, en la primera crisis mundial del petróleo de 1973, el crudo sirvió para que los llamados eurodólares fueran invertidos en petrodólares, recuperados a través de la Operación Tormenta del Desierto (1990-1991) desencadenada por EE UU tras la invasión de Kuwait por Sadam. Y tampoco hay que dejar de lado todos los aspectos de este nuevo escenario. Por un lado, el fin del mundo del petróleo desde Teherán hasta Riad, desde Quito hasta el Distrito Federal. Por otro, la conversión del dólar en una súper moneda. Y finalmente, la presencia del presidente de Rusia, Vladímir Putin, ahogada en un mar de petróleo, mientras que las intenciones de Alemania y Francia para enterrar al cadáver llamado austeridad cada vez cobran mayor fuerza.

Y así considerando todos estos elementos, que levanten la mano los menos favorecidos de América Latina y del planeta entero para preguntar cómo será el nuevo mundo que se está constituyendo y cuántas personas tendrán la posibilidad de vivir en él.