Merkel pedirá a la OTAN que ayude a contener la crisis de los refugiados

La Alianza debería vigilar las fronteras junto con el Frontex y la guardia costera de Ankara

La frenética ronda de contactos con la que la canciller Angela Merkel trata de buscar una solución europea a la crisis de los refugiados recaló este lunes en Ankara. Pero la líder alemana no se limitó a reclamar a las autoridades turcas un mayor compromiso para contener los flujos de personas que huyen de Siria. Merkel y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, sorprendieron con una propuesta para que la OTAN se implique en el control de la frontera exterior europea y en la lucha contra los traficantes de personas. Los ministros de la Alianza analizarán la propuesta esta semana en Bruselas.

Las constantes idas y venidas entre Berlín y Ankara muestran la importancia que Merkel da al país euroasiático para resolver esta crisis, de la que depende su supervivencia política. La líder alemana vuelve a Turquía solo cuatro meses después de su última visita. Y hace solo dos semanas que Davutoglu estuvo en Alemania. Junto a su colega turco, la canciller anunció la propuesta que los dos países presentarán a los ministros de Defensa de la OTAN el 10 y 11 de febrero.

“Hablaremos de la situación de Siria. Pero también abordaremos cómo la OTAN puede apoyar el trabajo de la misión europea Frontex y de la guardia costera turca”, dijo la canciller. “Turquía y Alemania recomendarán de forma conjunta a la OTAN que se comprometa para abordar las consecuencias del flujo de refugiados de Siria”, añadió Davutoglu. El primer ministro turco mencionó la posibilidad de que la Alianza pueda usar sus recursos “de observación y control” para vigilar las fronteras terrestres y del mar Egeo, por donde cientos de miles de personas cruzaron el año pasado de Turquía a Grecia.

La iniciativa germano-turca, que nace como un intento de parar las actividades de los traficantes de personas en aguas de la OTAN, coge por sorpresa a los aliados. Fuentes diplomáticas interpretan que Alemania pretende que barcos u otros medios de la Alianza desplegados por la zona aporten información a Frontex y a los guardacostas turcos. Se trataría, según estas fuentes, de una cooperación más basada en el intercambio de inteligencia que en un trabajo conjunto sobre el terreno. Es algo que ya se hace en la operación militar que la UE tiene desplegada en aguas internacionales cercanas a Libia para tratar de desmantelar las mafias. Fuentes del Ministerio de Defensa alemán remiten a la reunión de Bruselas, donde se discutirá la propuesta.

Merkel también anunció su intención de ahondar la cooperación germano-turca con la puesta en marcha de fuerzas policiales de ambos países que aborden las “entradas ilegales” en suelo turco.

Indignación con Rusia

Con su viaje a Turquía, parecía que la canciller alemana protestaría ante los gobernantes turcos por los escasos resultados que ha dado hasta ahora su plan de ayuda económica (3.000 millones de euros de momento) a cambio de que Ankara contenga los flujos de refugiados. Pero el agravamiento de la situación en Siria complica aún más la misión de Merkel.

La ofensiva del régimen de Bachar el Asad —apoyado por el Gobierno ruso— ha propiciado la huida de decenas de miles de personas en los últimos días. Los dos dirigentes responsabilizaron a Moscú del agravamiento de la situación. “Estamos asustados y horrorizados por el sufrimiento generado por los bombardeos, principalmente por parte rusa”, protestó Merkel ante su homólogo turco.

Más información