Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un choque de trenes en el sur de Alemania causa diez muertos

Varios medios apuntan a un "fallo humano", pero las autoridades no descartan ninguna posibilidad

Los helicópteros que este martes sobrevolaban constantemente Bad Aibling servían como triste recordatorio de que esta pequeña localidad bávara acababa de sufrir uno de los peores accidentes ferroviarios de los últimos años en Alemania. El choque de dos trenes que circulaban a unos 100 kilómetros por hora segó la vida de 10 personas y dejó 18 heridos muy graves. Uno de los viajeros no ha sido localizado aún. Las autoridades desconocen la causa de una tragedia que podría haber sido peor: la festividad de carnaval hizo que no viajaran escolares.

Pese a la prudencia de las autoridades, que piden esperar al resultado de las investigaciones, medios como la agencia DPA o los diarios Süddeutsche Zeitung y Hannoversche Allgemeine Zeitung aseguran, citando “fuentes de confianza”, que el siniestro se debió a “un error humano”. Las informaciones no dejan claro quién habría sido el responsable, aunque algunas apuntan hacia un controlador de estación. La policía, sin embargo, considera estas informaciones como “pura especulación” e insiste en que sigue investigando en todas las direcciones.

El accidente se produjo en torno a las 6.30 horas, cuando unas 150 personas viajaban en los dos trenes que colisionaron en esta zona del sur de Baviera, a pocos kilómetros de la frontera austriaca. El choque, que deja 10 muertos —entre ellos los dos conductores—, 18 heridos graves y unos 80 leves, se produjo en una curva de un tramo con una sola vía.

Alemania se preguntaba este martes qué pudo pasar, especialmente porque hace cuatro años un accidente parecido en el Estado oriental de Sajonia-Anhalt causó también diez muertos. Frente a las informaciones periodísticas que apuntaban a algún tipo de error humano, el ministro de Transportes, Alexander Dobrindt, pidió esperar al resultado de las investigaciones. “Todo lo demás sería especular, algo que no sirve de ayuda a nadie”, dijo el ministro en una rueda de prensa improvisada en el Ayuntamiento.

Dobrindt afirmó que la vía del tren había sido equipada con un sistema de frenos automáticos para evitar choques como el ocurrido. Deutsche Bahn, la compañía responsable de la vía, informó además de que este sistema había sido comprobado en ese tramo hace solo una semana, y que no había dado ningún problema. “Un tren se abalanzó sobre el otro y el vagón del segundo tren quedó destrozado”, añadió.

Los dos trenes siniestrados cerca de Bad Aibling, Baviera. AP

El ministro dijo que, probablemente, los conductores no se vieron hasta el último momento, ya que el choque se produjo en una curva. Las tres cajas negras de los trenes —de las que este martes solo se habían encontrado dos— deberían arrojar luz sobre lo ocurrido.

Difícil rescate

Las tareas de rescate se complicaron especialmente por el lugar donde ocurrió la catástrofe, entre el canal de Mangfall y una colina. Las ambulancias no podían llegar allí, por lo que los heridos graves fueron trasladados en helicópteros a los hospitales cercanos. Parte de los equipos de emergencias han sido trasladados hasta la vía en botes. Al otro lado del canal, desde donde se divisaba un vagón descarrilado tapado por los árboles, se agolpaban al mediodía periodistas y curiosos que acudían con sus bicis al lugar del siniestro. Los equipos de rescate aún buscan a una persona atrapada en los vagones, según Jürgen Thalmeier, portavoz de la policía.

El mayor accidente de la historia ferroviaria en la Alemania moderna sucedió en 1998, cuando 101 personas murieron cuando viajaban a bordo de un tren de alta velocidad ICE en la localidad de Eschede, al norte del país.

La canciller, Angela Merkel, dijo estar “consternada” por lo ocurrido y ofreció sus condolencias a los familiares de los fallecidos, así como su apoyo a las decenas de personas que han resultado heridas. Merkel y toda la clase política alemana han cancelado sus tradicionales actos políticos con motivo del Miércoles de Ceniza. El líder bávaro y presidente de la Unión Socialcristiana (CSU) visitará la zona el miércoles para homenajear a las víctimas.

La situación está siendo “seguida de cerca” por la Comisión Europea y la Agencia Europea de Ferrocarriles (ERA, por sus siglas en inglés), según informó la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc.

Más información