Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Hong Kong vive sus peores disturbios desde las sentadas pro democracia

Un enfrentamiento por unos puestos callejeros se salda con 48 policías heridos y 24 personas detenidas

Una imagen de las calles de Hong Kong ATLAS

Al menos 48 policías han resultado heridos y 24 personas han sido arrestadas en los disturbios ocurridos la madrugada del martes en el barrio de Mong Kok en Hong Kong. La Policía abrió varias rondas de gas pimienta y en un momento dado llegó a lanzar disparos al aire en señal de advertencia. Varios periodistas que cubrían los incidentes también fueron atacados. Los de este martes son los peores disturbios en el territorio autónomo chino desde las protestas masivas de 2014 para exigir más democracia.

Los sucesos comenzaron durante la noche, cuando la Policía intentó retirar a un grupo de vendedores ambulantes que habían colocado puestos callejeros de comida para celebrar el Año Nuevo lunar en ese barrio de clase trabajadora. Según la prensa local, se sumaron a defender a los vendedores simpatizantes del grupo Hong Kong Indigenous, una organización “localista” o que rechaza la influencia china en la excolonia británica. Lo que la Policía ha calificado de “motín” fue a más y a lo largo de la noche 300 personas llegaron a participar en las protestas, según la página web Hong Kong Free Press.

Los manifestantes arrancaron señales de tráfico, lanzaron macetas y ladrillos y prendieron fuego a cubos de basura. Escenas emitidas por la televisión hongkonesa muestran a varios policías ensangrentados en el suelo, mientras eran golpeados con señales de tráfico. A medianoche, la policía ondeó una bandera roja de advertencia y lanzó varias rondas de gas pimienta. En torno a las 2 de la madrugada, lanzaba dos disparos al aire.

La zona, que en 2014 protagonizó las protestas más violentas durante las sentadas del  llamado movimiento de los paraguas, quedó acordonada durante toda la noche, aunque a media mañana había recuperado la normalidad. El Gobierno autónomo de Hong Kong ha condenado “duramente” las protestas y el jefe del ejecutivo, Leung Chun-ying, ha defendido la acción policial, que asegura que empleó “la mayor de las cautelas”.

“Desde la pasada medianoche, al menos varios centenares de alborotadores han participado en un motín en Mong Kok, atacando a agentes de policía de servicio y periodistas que cubrían el incidente”, ha declarado el gobierno autónomo en un comunicado. “Los alborotadores dañaron vehículos de policía y propiedad pública, provocaron fuegos, lanzaron ladrillos y otros objetos a agentes de policía heridos y caídos en el suelo, poniendo gravemente en peligro la seguridad de los agentes y de otras personas presentes”.

En un comunicado paralelo, la organización Youngspiration, creada tras las movilizaciones ciudadanas de 2014, condenó a la Policía por lanzar disparos. “Condenamos la violencia de la Policía de Hong Kong de la manera más dura posible y creemos que representa una enorme amenaza a la libertad y seguridad de Hong Kong”, han denunciado. “La suerte está echada. 2016 será un año de cambio y resistencia, llamamos a nuestros hermanos a defender nuestro hogar, Hong Kong, por todos los modos que sean necesarios”.

La Federación de Periodistas de Hong Kong, varios de cuyos miembros resultaron también heridos durante los disturbios, ha condenado igualmente los incidentes. “No hay lugar en Hong Kong para solucionar las diferencias políticas o de otra naturaleza mediante la violencia. Desde luego no mediante ataques contra representantes de los medios de comunicación cuyo trabajo es informar exactamente a la gente de lo que sucede en nuestras calles y nuestra comunidad”.

En anticipación de posibles nuevos incidentes, la Policía hongkonesa ha reforzado la seguridad en la excolonia para el espectáculo de fuegos artificiales en la bahía que conmemorará la llegada del Año del Mono.

Más información