Selecciona Edición
Iniciar sesión

La OTAN se muestra reacia a actuar en la crisis de los refugiados

El secretario general de la Alianza dice que estudiarán la propuesta de Alemania y Turquía

La OTAN no ve claro qué puede hacer en la crisis de refugiados. La petición lanzada el lunes por Alemania y Turquía para que la Alianza se implique en la alerta humanitaria fue recibida con frialdad en la cúpula de la organización. Estados Unidos recela de intervenir en un problema que considera europeo. Aun así, los ministros de Defensa de los 28 aliados debatirán la propuesta este miércoles en Bruselas.

La Alianza Atlántica no ocultó su sorpresa por la forma poco ortodoxa de conocer la petición germano-turca de ayuda en la crisis de refugiados. El secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, aseguró que fue este martes, un día después de hacerse pública, cuando recibió la llamada de los titulares de Defensa de Turquía y Alemania para anunciar que plantearían la cuestión en la reunión ministerial del miércoles. “Esto tiene que discutirse. Escucharemos al ministro turco, pero también al resto de ministros”, anticipó Stoltenberg ante la prensa.

Consciente de la inquietud que genera este problema entre los europeos, el líder de la OTAN añadió que la petición se analizará “muy seriamente”. Ese apunte apenas logró neutralizar la sensación predominante en la sede de la OTAN y también en algunas capitales europeas: que a falta de una justificación muy poderosa sobre el valor que puede aportar la Alianza en este terreno, será difícil ver alguna cooperación. “No es que la OTAN no pueda ayudar, pero es una cuestión que debería ser abordada en la sede de la Unión Europea”, alegó el embajador estadounidense ante la Alianza, Douglas Lute.

Misión defensiva y política

EE UU no es el único país que acoge con escepticismo esa colaboración militar en una crisis que tiene elementos de crimen organizado —por las mafias que trafican con migrantes— y de drama migratorio. El ministro de Defensa español, Pedro Morenés, argumentó en un encuentro con periodistas: “La OTAN tiene una misión defensiva y política y no entiendo exactamente cómo puede contribuir de manera eficaz a la crisis de los refugiados”.

El ministro subrayó que los países europeos “tienen capacidades suficientes y estructura para hacer frente [al problema]”. Admitió, eso sí, que esas capacidades deberían utilizarse “de una manera más coherente y eficiente”. Los socios desean saber qué colaboración tienen en mente Ankara y Berlín; simplemente compartir información sensible o una participación más activa.

Más información