Más de 60 muertos en un atentado suicida en un campo de desplazados en Nigeria

Otras 78 personas resultan heridas después de que dos mujeres hagan estallar sus cargas explosivas

Más de 60 personas han muerto este martes en el campo de desplazados de Dikwa, al noreste de Nigeria, después de que dos mujeres hicieran estallar sus cargas explosivas, según han informado fuentes militares y de los servivios de emergencia. Aunque el ataque se produjo ayer, una avería en el sistema de teléfono impidió que lo ocurrido se hiciera público hasta este miércoles. El jefe de la Agencia Estatal para el Manjeo de Emergencias, Satomi Ahmad, ha informado de que otras 78 personas han resultado heridas.

El ataque se ha producido en un campo que acoge a desplazados por la violencia de Boko Haram, a 85 kilómetros de la capital del Estado de Borno, epicentro de la insurgencia, han precisado fuentes militares y de emergencia. Las dos atacantes suicidas se colaron en el campo e hicieron detonar sus cargas explosivas en mitad del recinto, han indicado las mismas fuentes.

Por el momento, ningún grupo ha asumido la autoría del ataque, aunque bien podría llevar el sello de este grupo terrorista. Boko Haram frecuentamente emplea a mujeres suicidas e incluso a niños para golpear sus objetivos.

El grupo terrorista ha aumentado recientemente la frecuencia y la contundencia de sus ataques, con tres atentados a final de enero. Al menos 65 personas murieron el 31 de enero a las afueras de Maiduguri, capital de Borno.

Desde que el grupo terrorista perdió territorio el año pasado debido a una contraofensiva del Gobierno nigeriano, Boko Haram ha seguido una estrategia de ataques en distintos pueblos y de atentados suicidas en lugares de culto o mercados.

Boko Haram ha atacado campos para personas desplazadas en escasas ocasiones. La primera vez que lo hizo fue el pasado septiembre, en un campo en Yola, la capital del Estado de Adamawa. El ataque del martes es el primero que causa víctimas mortales en Borno.

Más información