Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El republicano Chris Christie abandona la carrera electoral en Estados Unidos

Con la renuncia del candidato, junto con la de Carly Fiorina, suman ya 10 bajas en el partido

El gobernador del Estado de Nueva Jersey, Chris Christie, anunció este miércoles que abandona la carrera electoral. Es la décima baja de los candidatos republicanos. Unas horas antes, renunciaba Carly Fiorina. Ahora quedan otros ocho aspirantes a hacerse con la nominación conservadora para las elecciones presidenciales de noviembre en que se elegirá al sucesor del demócrata Barack Obama en la Casa Blanca. 

“Pese a que suspendo mi candidatura hoy, continuaré viajando por este país y luchando por esos estadounidenses que rechazan aceptar las cosas como son y un statu quo que ya no les sirve”, escribió en un mensaje en Facebook la ex consejera delegada de Hewlett-Packard. Fiorina no ha logrado despuntar en la campaña más allá de su actuación, en el segundo debate televisivo en septiembre, en que plantó cara a Donald Trump, que encabeza las encuestas republicanas.

La renuncia de Fiorina llega al día siguiente de que quedara en antepenúltima posición en las primarias de New Hampshire, con un 4,1% de los votos. En la media de sondeos nacionales, Fiorina tenía un apoyo del 2,5%, el mismo que Christie.

Poco después, Christie anunció que también ha puesto fin a su campaña tras su mal resultado en New Hampshire: quedó en sexto lugar (7,4% de votos), muy por debajo de sus aspiraciones de erigirse como el candidato republicano moderado.

John Kasich y Jeb Bush aspiraban a lo mismo y quedaron en segunda y cuarta posición, respectivamente. Christie pasó más de 70 días haciendo campaña en New Hampshire y el sábado, en el último debate televisivo, logró poner en aprietos a Marco Rubio, uno de los favoritos republicanos. Pero la inversión no fructificó.

En su página de Facebook, el gobernador de Nueva Jersey lamentó que "no suficiente" gente apoyara su mensaje sobre la importancia de la "experiencia" y "competencia" política.

La campaña no ha ido como esperaba Christie, de 53 años. Como otros candidatos, ha quedado eclipsado por la sorprendente irrupción de Trump, que ganó en New Hampshire. La retórica provocadora y populista del magnate inmobiliario de Nueva York ha descolocado el discurso pragmático, de gestor y jurista eficiente, que ha tratado de formular Christie. A ello se han unido dificultades para recaudar dinero, pieza clave en el engranaje electoral estadounidense.

Uno de los favoritos

El paisaje pintaba mucho mejor para Christie hace apenas dos años. Su reelección, en noviembre de 2013, como gobernador de Nueva Jersey por más de 20 puntos de diferencia respecto su rival demócrata reforzó su popularidad en todo EE UU y sus expectativas presidenciales. El talante moderado y cooperante de Christie lo avalaban como una figura aglutinadora y transversal en el Partido Republicano. Entonces, sonaba como uno de los favoritos en la nominación republicana.

Pero esa aura se truncó a los dos meses. En enero de 2014, se destapó que colaboradores suyos estuvieron implicados en el cierre de carriles en el concurrido puente George Washington –que comunica Nueva Jersey y Nueva York- con el objetivo de provocar un atasco gigantesco y perjudicar a un alcalde que no había apoyado la reelección de Christie. El gobernador no se ha recuperado de ese escándalo.

Más información