Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Papa invita a los padres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa a una misa

Los organizadores han reservado tres lugares en la ceremonia que oficiará Francisco en Ciudad Juárez

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa tendrán una oportunidad de llamar la atención del papa Francisco en su visita a México. Los organizadores de la visita papal han reservado algunos lugares para los padres de los normalistas en la misa que Jorge Mario Bergoglio celebrará en Ciudad Juárez (Estado de Chihuahua, norte de México). “Van a tener tres asientos en primera fila en Ciudad Juárez, en la misa donde el papa se va a despedir de los mexicanos”, han revelado los organizadores.

El grupo intentó acercarse al pontífice el año pasado durante su paso por Estados Unidos, y tras el anuncio de su visita a México pidieron un acercamiento con Francisco. En ambos casos no consiguieron que el Papa les recibiera. Los organizadores han confirmado que los padres de los 43 de Ayotzinapa estarán junto a otros grupos de víctimas como los de feminicidios y trata. Sin embargo, la Iglesia Católica ha insistido en que Francisco no tendrá una reunión exclusiva con ellos.

Eugenio Lira, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, ha explicado en la televisión mexicana que el papa Francisco tiene una agenda saturada que le impide sostener encuentros privados con algunos grupos. “El papa quisiera estar cerca de todos los que sufren, decirles una palabra de consuelo, pero sería necesario que se quedara mucho tiempo más”, ha mencionado.

Los organizadores han extendido las rutas en las calles por las que el papa Francisco pasará para que cientos de personas puedan acercarse a él. Lira ha reconocido que la Iglesia católica en México ha recibido cientos de peticiones de víctimas de la violencia, así como de personas con enfermedades terminales, pero que no es posible atenderlas todas.

El 26 de septiembre de 2014, 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa desaparecieron tras ser detenidos por la policía de Iguala, quienes los entregaron a un grupo criminal del Estado de Guerrero. Los padres de los estudiantes han participado desde entonces en protestas y encuentros en todo México para exigir explicaciones a las autoridades mexicanas sobre la desaparición de sus hijos.

 

 

Más información