Selecciona Edición
Iniciar sesión

La OTAN envía buques de guerra al Egeo para frenar el tráfico ilegal de refugiados

La Alianza da luz verde a participar en una operación contra las mafias a petición de Turquía, Alemania y Grecia

La OTAN se involucra en la crisis de los refugiados. Los 28 ministros de Defensa de los países miembros de la Alianza Atlántica acordaron este jueves en Bruselas participar bajo el sello de la organización en una operación para contener el flujo y muerte de miles de refugiados en aguas del mar Egeo. El objetivo, según señaló el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, es “disuadir” a las mafias que actúan en el Mediterráneo Oriental, embarcando a decenas de refugiados en la costa turca hacia las islas griegas, con el riesgo de que muchos mueran en el viaje. Poco después de alcanzar este acuerdo, la OTAN ordenó con carácter inmediato el envío al Egeo de una agrupación marítima comandada por Alemania, formada por tres buques de guerra. Los refugiados que tengan que ser rescatados por la OTAN serán devueltos a Turquía.

Stoltenberg informó de que la misión no perseguirá "detener" a los refugiados sino que se limitará a recabar información sobre el cruce ilegal organizado por contrabandistas y facilitársela a las autoridades guardacostas para que actúen. Pero en el caso de tener que asistir a los migrantes que viajan en barcazas hacia Europa —existe obligación de hacerlo si sus vidas corren peligro—, los protocolos no favorecerán a los refugiados. A diferencia de las misiones europeas, cuyos barcos conducen a los migrantes al país europeo más próximo, los medios navales de la Alianza los devolverán a territorio turco. "Los refugiados vuelven a Turquía y los traficantes [si se interceptan], dependerá de dónde se les encuentre", aclaró el ministro español de Defensa, Pedro Morenés.

A falta de conocer al detalle el plan militar a largo plazo que tracen los mandos de la OTAN, Stoltenberg afirmó que el objetivo del operativo, ejecutado ahora por esta primera agrupación marítima, es el “reconocimiento, monitoreo y vigilancia” del Egeo, en cooperación con la UE, su agencia de fronteras (Frontex) y los guardacostas turcos y griegos. “Hay un sindicato criminal que está explotando a esta pobre gente”, señaló desde la sede de la OTAN el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter. “Se trata de una operación organizada de contrabando”, dijo. Carter, que no especificó si EE UU, primer contribuyente de la Alianza, participaría en esta operación, apuntó que actuar sobre las mafias es la forma “más efectiva” de atacar la crisis.

Turquía juzga a dos hombres relacionados con la muerte de Aylan Kurdi

Turquía juzgará a dos supuestos traficantes de personas que están relacionados con la muerte de cuatro refugiados, entre ellos, Aylan Kurdi, el niño sirio de tres años que murió ahogado en el Egeo y cuya fotografía, en la playa turca de Bodrum, agitó la conciencia mundial sobre el drama de los refugiados.

Los sospechosos son dos hombres sirios, Mufawaka Alabash y Asem Alfrhad, que se enfrentan a 35 años de prisión, según informa la BBC.

Uno de los asuntos más espinosos de esta operación es la actuación de los buques de la Alianza ante un naufragio. Las leyes del mar obligan a rescatar a los ocupantes de la embarcación. Preguntado por el efecto llamada que podrían tener para los refugiados los barcos de la OTAN en el Egeo, Stoltenberg se limitó a indicar que su “presencia” ayudaría las autoridades marítimas de la zona a enfrentarse a la crisis.

Varios países aliados se comprometieron durante la reunión en Bruselas a enviar más embarcaciones y efectivos para reforzar la primera agrupación marítima desplegada en el Egeo. La operación podría contar también a medio plazo con fragatas de patrulla y aviones de vigilancia AWACS (Sistemas aéreos de control y alerta). Durante la reunión de ministros de Defensa y a petición de EE UU, la OTAN dio luz verde precisamente a que sus AWACS, seña de identidad de la fuerza aérea de la organización, apoyen a la coalición que combate al Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés). Los aviones no serán desplegados en la región sino que serán enviados a los países que participan en la campaña para que estos puedan así mandar sus aparatos a sobrevolar Siria e Irak.

La Alianza se está moviendo con la rapidez exigida por muchos de los Estados miembros presentes en la reunión ministerial de Bruselas. “Los tres países [que presentaron la iniciativa]”, añadió Carter en referencia a Grecia, Turquía y Alemania, “han manifestado que hay que actuar rápido”. La OTAN se involucra con este primer paso en la crisis de los refugiados tres días después de que la canciller germana, Angela Merkel, y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, anunciasen desde Ankara que solicitarían ayuda a la OTAN. Turquía es el principal puerto de salida para miles de sirios, iraquíes y afganos que huyen de la guerra. Desde ahí entran en la Unión Europea a través de Grecia y viajan —o lo intentan— hacia Alemania, destino por excelencia para la mayoría de los migrantes.

La iniciativa germano-turca, a la que posteriormente se ha unido el aliado griego, pilló no obstante con el pie cambiado a los socios de la Alianza. El secretario general, el noruego Jens Stoltenberg, ha insistido durante los dos días de reunión ministerial en que no contaban con detalles de la propuesta para actuar en la crisis migratoria. El ministro de Defensa español en funciones, Pedro Morenés, reconoció el miércoles en los pasillos de la sede de la organización que a todos “había sorprendido” el anuncio hecho desde Ankara por Merkel y Davutoglu.

Según los datos de la Organización Mundial para las Migraciones, sólo en lo que va de año, hasta el 9 de febrero, 76.263 personas cruzaron el Egeo para llegar a Europa. En ese mismo periodo, más de 400 personas, muchas de ellas niños, perdieron la vida en naufragios. Al constante flujo migratorio que recorre Europa desde hace más de ocho meses se une ahora la previsión de una nueva oleada de llegadas tras el desplazamiento de más de 50.000 personas desde la ciudad siria de Alepo a la frontera turca debido a los bombardeos de la aviación rusa.

Más información