¿Quién paga la visita del Papa a México?

Un grupo de empresarios y los gobiernos de México cubren los principales gastos de la gira de Francisco por el país

La visita del papa Francisco a México tiene más de un mecenas. Los gastos del recorrido del pontífice por cinco Estados del país han sido cubiertos por diversos sectores entre los que están empresarios, la Iglesia católica y el Gobierno. Cada grupo se ha ocupado de pagar un aspecto distinto de los gastos en cada acto que celebrará Jorge Mario Bergoglio en los próximos cinco días. “Nada es para el Papa, los gastos que se hacen son para el servicio de la gente”, ha aclarado Eugenio Lira, secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) en la televisión mexicana.

Francisco acude a México por primera vez como Papa y jefe de Estado del Vaticano, así que el Gobierno mexicano se hará cargo de los gastos de aquellos actos en los que el Pontífice participe como tal. Entre ellos está una ceremonia de recepción en Palacio Nacional donde el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, será el anfitrión. Este tipo de actos se organizan regularmente cuando un jefe de Estado visita el país, por lo que ya están contemplados en los presupuestos de la presidencia.

Los gobiernos de los Estados de Chiapas, Chihuahua, Michoacán y México también financiarán los actos donde sus gobernadores participen. La mayoría de los Estados han financiado la reparación de calles y la remodelación de los lugares que visitará el Papa. Algunos, como la Ciudad de México, Michoacán y Chiapas, también han pagado publicidad y han contratado la instalación de vallas metálicas en las calles. Estos gobierno estiman que gastarán unos 8,6 millones de dólares.

Los gastos más visibles y costosos están en manos de patrocinadores, principalmente empresarios, que ofrecen los servicios de sus compañías y absorben el coste

Los gastos más visibles y costosos están en manos de patrocinadores, principalmente empresarios, que ofrecen los servicios de sus compañías y absorben el coste. Entre ellos está Carlos Slim, el mexicano más rico y dueño de América Móvil, que a través de su empresa Telmex instalará todos los servicios de telecomunicaciones necesarios para la visita, así como los centros de trabajo para la prensa. En cuanto al transporte hay dos empresas que llevarán al Papa por México: Aeroméxico se encargará de todos los vuelos en el interior de México y del traslado final de Francisco desde Ciudad Juárez hasta Roma, y Chrysler ha fabricado los cinco papamóviles que lo llevarán por las calles.

Además, la entidad financiera Banorte se ha encargado del despliegue de pantallas y equipo de sonido para la transmisión de los actos del Papa en las calles cercanas a las sedes. Otros gastos han sido cubiertos por la Iglesia católica con sus fondos y las donaciones que sus feligreses han hecho especialmente para esta visita. La seguridad en el entorno del Pontífice estará a cargo de la Gendarmería vaticana y el Estado Mayor Presidencial.

Los organizadores han contado también con la ayuda de otros patrocinadores que han contribuido según sus posibilidades. Lira ha explicado que la CEM ha recibido a empresarios interesados en colaborar con el financiamiento de servicios. “Se ponen directamente en contacto con los proveedores y les pagan la prestación del servicio y la instalación que se requiera”. Sin embargo, el coste total de la visita papal no ha sido revelado por la Iglesia.

La visita papal también representa una importante derrama económica al atraer a miles de personas a las sedes que visitará. Las cámaras mexicanas de comercio estiman que durante la gira de Francisco circularán unos 133 millones de dólares en el sector turístico y el comercio. Solo en la Ciudad de México calculan que el gasto podría ser de unos 46 millones de dólares.

Más información