Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los motines más sangrientos de los últimos 30 años en América Latina

Al menos 10 revueltas en prisiones causaron más de 50 víctimas mortales

Familiares de los reos del penal de Topo Chico de Monterrey, reclaman información tras el motín registrado este jueves. M. Sierra

El salvaje motín de este jueves en la cárcel mexicana de Topo Chico, en Monterrey, con un total de 49 muertos, no figurará, pese a su brutalidad, entre los motines más sangrientos de los últimos 30 años en América Latina. Estas son las revueltas carcelarias más letales ocurridas en prisiones latinoamericanas en las tres últimas décadas, todas ellas, con más de 50 víctimas mortales:

Venezuela: 58 muertos (2013). El 25 de enero de 2013 al menos 58 presos y un centenar largo resultaron heridos tras el motín iniciado a raíz de una requisa de los funcionarios en el Centro Penitenciario de Uribana, en la región Centro Occidental de Venezuela. Otras fuentes elevaron el número de víctimas mortales a 63.

Honduras: 361 muertos (2012). Entre el 14 y el 15 de febrero de 2012, perecieron en un incendio en la hacinada Granja Penal de Comayagua (Honduras) un total de 360 reos más la mujer de uno de ellos. Expertos de Estados Unidos dictaminaron que el incendio fue por causas accidentales, aunque otros barajaron la posibilidad de un cortocircuito, un motín para encubrir una fuga masiva o la quema de un colchón.

Chile: 81 muertos (2010). El 8 de diciembre de 2010, al menos 81 reclusos murieron y otros 14 resultaron heridos en la cárcel de San Miguel, en Santiago de Chile, en un motín que comenzó como protesta por el traslado de presos del penal.

Brasil: 133 muertos (2006). Entre el 12 y el 16 de mayo de 2006, una oleada de ataques coordinados contra comisarías y motines simultáneos en 80 prisiones en Brasil causó la muerte de 133 personas (41 policías, 4 civiles, 79 delincuentes y 9 presos). Los ataques fueron ordenados por el Primer Comando de la Capital (PCC), mafia que controlaba el crimen organizado en Brasil, para evitar el traslado de centenares de reclusos a cárceles de máxima seguridad.

República Dominicana: 135 muertos (2005). El 7 de marzo de 2005, un total de 135 reos murieron en un incendio durante un motín en la prisión de Higüey, en la provincia de La Altagracia (República Dominicana) tras un enfrentamiento entre bandas.

Honduras: 69 muertos (2003). La revuelta y posterior incendio en la granja-penal El Porvenir, en Honduras, del 5 de abril de 2003 causó la muerte de 61 pandilleros y de otros ocho presos.

Venezuela: 108 muertos (1994). El 4 de enero de 1994, 108 reclusos murieron y otros 20 resultaron heridos en un motín seguido de un incendio en la prisión de Sabaneta, en Maracaibo (Venezuela).

Venezuela: 60 muertos (1992). Un motín organizado como consecuencia del frustrado golpe de Estado en Venezuela el 28 de noviembre de 1992 causó la muerte de 60 presos y heridas a otros 523 en una cárcel de Caracas.

Brasil: 111 muertos (1992). El 2 de octubre de 1992, 111 presos murieron y más de un centenar resultaron heridos en un motín ocurrido en la Casa de Detención de São Paulo.

Perú: 250 muertos (1986). Un motín coordinado de presos que pertenecían a las organizaciones terroristas Sendero Luminoso y Tupac Amaru y realizado entre el 18 y el 19 de junio de 1986 en tres prisiones de Lima (la isla El Frontón, Lurigancho y Santa Bárbara) provocó la muerte de 250 personas. La revuelta se produjo coincidiendo con una reunión de la Internacional Socialista y como protesta por el traslado de reos a cárceles de máxima seguridad.