Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

‘The Independent’ dejará de publicarse en papel

El diario británico dejará de imprimirse en marzo y la edición digital continuará

Varias portadas del periódico The Independent GETTY | REUTERS-LIVE!

El diario británico The Independent cerrará su edición en papel el próximo mes de marzo. La última edición de la cabecera, la más joven de los principales periódicos británicos, fundada en 1986, llegará a los quioscos previsiblemente el 26 de marzo, y el 20 del mismo mes se imprimirá el último ejemplar del Independent on Sunday, la edición dominical. La decisión, reflejo de los malos tiempos que atraviesa la industria de los periódicos en Reino Unido, puede provocar el despido de cerca de un centenar de trabajadores.

El Independent se convertirá en el primer gran diario británico que se publique solo online. “La industria editorial está cambiando, y son los lectores los que protagonizan ese cambio”, ha dicho Evgeny Lebedev, propietario de la cabecera junto a su padre, Alexander, millonario exjefe de la KGB. “Ellos nos muestran que el futuro es digital. La decisión preserva la marca Independent y nos permite continuar invirtiendo en contenido editorial de alta calidad que atrae más y más lectores a nuestras plataformas digitales”.

El Indy, como se le conoce popularmente, apostó más tarde que sus rivales por la transformación al entorno online. Solo metió toda la carne en el asador digital tras su último rediseño en 2008. Según las cifras auditadas de diciembre, cuenta con 2,8 millones de usuarios diarios únicos, con una web de contenido abierto, aún muy lejos de sus rivales The Daily Mail, The Guardian o The Daily Telegraph. Según los editores, la operación digital genera beneficios y está previsto que los ingresos de la edición online crezcan un 50% este año.

“Independent. Lo es, ¿lo eres tú?”. Con ese eslogan provocador se lanzó el periódico en 1986. Desde su salida, el Independent fue percibido como una voz fresca, situada ideológicamente a la izquierda, y con una actitud antiestablishment. Apostó por temas globales de contenido social y científico, como el calentamiento global. En 1990, solo cuatro años después de su creación, sus ventas ascendían a 423.000 ejemplares diarios.

Su éxito inquietó a Rupert Murdoch, que enseguida supo ver la amenaza a su imperio. El magnate australiano reaccionó bajando el precio del Times, e inició una batalla de precios que lastraría las cuentas de resultados de los periódicos en los últimos años de bonanza. Aquella guerra mostró las ventajas de contar con un propietario poderoso, con reservas cuantiosas de las que tirar mientras se aguantaban las pérdidas.

Acorralado, el Independent se vio obligado a innovar. En 2003 fue el primero de los periódicos serios que se transformó al formato tabloide. El Times seguiría su ejemplo poco después.

Pero finalmente no ha sido la guerra con Murdoch la que ha desterrado de los quioscos al Independent, sino la alarmante situación que atraviesa el negocio. Últimamente las ventas, descontadas las suscripciones, apenas superaban los 40.000 ejemplares.

El año 2015 fue devastador para la industria británica de los medios de comunicación. Los ingresos por publicidad en papel cayeron 112 millones de libras (unos 143 millones de euros). La cantidad es equivalente a los costes salariales del Times, el Sunday Times y el Daily Telegraph sumados. El gasto en publicidad en periódicos nacionales ha caído un tercio desde 2010 hasta los 880 millones de libras (unos 1.125 millones de euros). Y la rapidez de los cambios en la industria de los medios digitales hace que los ingresos por publicidad en ese entorno no acaben de consolidarse.

Los beneficios de los periódicos líderes del mercado, The Daily Telegraph, The Sun y The Daily Mail, han caído un 40% en la última década. Y dos de los principales periódicos nacionales, el propio Independent y The Guardian, siguen en pérdidas. En cuanto a este último, ha trascendido que tendrá que recortar 50 millones de libras (unos 64 millones de euros) en los próximos tres años y se teme que los ajustes incluyan despidos. También se esperan despidos en el Telegraph, obligado como los demás a reducir costes. El Financial Times, por su parte, fue vendido a finales del año pasado al grupo japonés Nikkei.

El inminente cierre de la edición impresa del Independent era últimamente un secreto a voces. Pero el anuncio se precipitó por la filtración de los planes de venta del diario i a Johnston Press, editora del Scotsman, por 24 millones de libras (unos 30 millones de euros). Se trata de un periódico, lanzado en 2010 por el mismo propietario, que pretende ofrecer una lectura más rápida de las noticias del día, que se vende a un precio más barato y tiene una circulación mayor que la del Independent. Era conocido que su éxito mantenía con vida al hermano mayor.

La operación no tendrá efectos en el diario gratuito The Evening Standard, también propiedad de la familia Lebedev, que sí es rentable. La propiedad no ha aclarado cuántos de los 150 empleados del Independent perderán sus trabajos, pero ha reconocido que “habrá despidos”. El grupo propietario de la cabecera, ESI Media, ha anunciado que el proyecto de convertir la edición web en una poderosa marca internacional incluye la creación de 25 nuevos puestos relacionados con la creación de contenido en Internet. Por otro lado, se espera que entre 20 y 40 miembros de la plantilla pasen a Johnston Press, nuevo propietario del i.

El cierre de la edición impresa del Independent daña la pluralidad de la prensa británica: los quioscos estarán ahora aún más dominados por los diarios situados ideológicamente a la derecha, más cercanos al Partido Conservador.