Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ataques con misiles golpean hospitales, escuelas y refugios en Siria

Al menos 23 civiles han muerto en ciudades en manos de los rebeldes

Al menos 23 civiles murieron este lunes en diversos ataques a instalaciones médicas, escuelas y refugios en dos localidades del norte de Siria en manos de los rebeldes contrarios al presidente Bachar el Asad.

Durante la mañana, la ciudad de Azaz, a seis kilómetros de la frontera con Turquía, fue intensamente bombardeada por la aviación y, según fuentes turcas, recibió también ochos misiles balísticos lanzados desde el Mediterráneo por la flota rusa. Un hospital materno-infantil, una escuela que servía de centro de acogida para desplazados de otras localidades y un refugio fueron alcanzados, matando a 14 personas e hiriendo a una treintena. “Hemos estado trasladando a multitud de niños que gritaban. Al menos dos han muerto”, explicó el doctor Yuma Rahal a Reuters.

En Marat Numan (provincia de Idlib) fueron atacados dos centros médicos, el Hospital Nacional —en el que fallecieron dos enfermeros— y otro gestionado por la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF). Este segundo fue alcanzado por cuatro misiles en dos ataques perpetrados con apenas unos minutos de diferencia. “Al menos siete personas han muerto, de las que cinco eran pacientes; una era un niño. También hay ocho miembros de nuestro personal desaparecidos, pero no tenemos esperanzas de que estén vivos, puesto que el hospital ha quedado destruido”, explicó el jefe de misión de MSF en Siria, Massimiliano Rebaudengo, quien denunció el golpe como “un ataque deliberado”, recordando que 17 centros médicos han sido bombardeados en Siria este año.

Un representante de la ONU mencionó informaciones que apuntaría a que el número de hospitales atacados este lunes en las provincias de Idlib y Alepo ascendería a cinco, además de dos escuelas, con al menos 50 civiles muertos. “Estos ataques son una violación flagrante de las leyes internacionales”, explicó un portavoz del secretario general, Ban Ki-moon, quien puso en duda la sinceridad de los compromisos adoptados en Múnich por el Grupo de Apoyo Internacional a Siria sobre un alto el fuego desde el viernes.

Residentes en las zonas bombardeadas acusaron de los ataques de este lunes a la aviación rusa. El embajador sirio en Moscú, Riad Haddad, apuntó hacia EEUU: “Ha sido la Fuerza Aérea estadounidense. La Fuerza Aérea rusa no tiene nada que ver”. Washington ha desmentido que sus aviones estuviesen en la zona.

Las organizaciones de derechos humanos y activistas sirios ligados a la oposición acusan a Rusia de atacar conscientemente instalaciones públicas y de haber matado a miles de civiles desde septiembre.

Más información