Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Francisco honra al obispo ‘indio’

El Papa visita la tumba de Samuel Ruiz en Chiapas en tributo a la Iglesia plural

El obispo Samuel Ruiz en una misa en 1999. FOTO: H. RODRÍGUEZ (REUTERS) / VÍDEO: ATLAS

Francisco cumple este lunes con su jornada de tributo e impulso al ala más plural de la Iglesia mexicana. Su visita a la catedral de San Cristóbal de las Casas (Chiapas), donde honrará la tumba del obispo indigenista Samuel Ruiz, supone una restitución histórica del sector progresista del clero, laminado durante décadas por la conservadora jerarquía local en mancuerna con el Vaticano, y un aldabonazo de sello papal a la reactivación de la orientación pastoral sociopolítica.

El Papa, que por la tarde pasará por la capital de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez, dará misa a las diez en San Cristóbal en un campo de deportes y luego recorrerá la ciudad hasta la casa episcopal, donde almorzará con ocho fieles indígenas y con los dos obispos de la diócesis un pollo con champiñones y arroz blanco. Todo en el mismo plato, sin entradas, por indicación del equipo de Francisco, aunque sí con un poco de dulce con queso de postre. A continuación irá a la catedral y rendirá tributo a Ruiz, sepultado en el propio templo. El sentido de justicia y diversidad de Jorge Mario Bergoglio se verá medido en el exigente espejo de Ruiz, un obispo que entraba a la catedral con los zapatos llenos de barro y usaba caleidoscópicas mitras y estolas de colores que le bordaban mujeres indígenas.

La reivindicación de Ruiz es la reivindicación de la teología india, una rama indigenista de la teología de la liberación, y, por continuidad, de la izquierda católica de América Latina.

La reivindicación de Ruiz reivindica a su vez a la izquierda católica de América Latina

La de Samuel Ruiz (1924-2011) es la historia de una conversión. Cuando fue nombrado con 34 años obispo de San Cristóbal, en 1960, era un prelado tradicional que en su primera carta pastoral advirtió de los males del comunismo. Pero corriendo la década (con los aires renovadores del Concilio Vaticano II y de la Conferencia de Medellín del episcopado latinoamericano) y a medida que iba conociendo de primera mano el mundo indígena, su marginación y su valía, fue virando a izquierda. En los setenta fue asentando su proyecto hasta proclamar en 1979 el compromiso explícito de su diócesis con la “opción por los pobres”, con el genuino añadido de fusionar la religión católica con la cosmovisión indígena.

Samuel Ruiz y el subcomandante Marcos en Chiapas en 1996. Reuters

“Fue el apóstol de la inculturación”, dice Alejandro Solalinde, el sacerdote defensor de los migrantes. Ruiz aprendió tzotzil, tzeltal, chol y tojolabal. Su capacidad para los idiomas se ha hecho mítica. Este sábado, un sacristán de la catedral de San Cristóbal aseguraba: “Yo lo vi hablar con un turista chino en chino mandarín”. Y también se ha hecho mítica su empatía con los indígenas. “Yo lo vi llorando a solas al volver del funeral de la matanza de Acteal”, decía el mismo sacristán aludiendo al ataque paramilitar a una comunidad tzotzil. Capaz de predicar en tzotzil y en tojolabal, recorrió a pie y a caballo toda trocha de lodo y puso a los indígenas al frente de su proyecto, ordenando a 341 diáconos casados (un grado previo al sacerdocio), formando a 15.000 catequistas y enlazando lo católico con lo prehispánico, sentando las bases de la teología india, “un modelo", explica el académico dominico Carlos Mendoza, "más simbólico que discursivo, y que pone en diálogo el sentido de lo divino de los pueblos originarios con la Biblia”. El obispo Ruiz se convirtió en Tatic (papá en tzoztil) Samuel.

En Chiapas el Papa tiene la ocasión de desplegar su artillería progresista

En pleno papado del tradicionalista Juan Pablo II, la Santa Sede reaccionó ante su heterodoxia. A principios de los noventa el cancerbero del Pontífice polaco en México, Girolamo Prigione, intentó sacarlo de Chiapas pero el obispo, con un respaldo popular muy amplio, se resistió. Los ataques a Ruiz se exacerbaron con el levantamiento el 1 de enero de 1994 del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Si bien Ruiz siempre criticó la vía armada, sus enemigos llegaron a acusarlo de comprarle los fusiles a los zapatistas con el dinero de la diócesis. A la postre fue un mediador clave en los diálogos del paz con el Estado y llegó a ser nominado dos veces para el Premio Nobel de la Paz.

El testigo que recoge Francisco en la tumba de Ruiz no es el de la radicalidad ideológica sino el de un enfoque social abierto a la incorporación de otros legados culturales. El cura de etnia zapoteca Eliazar López cree que Bergoglio ha dado signos claros de poseer esa voluntad integradora: “En su encíclica del año pasado Laudatio Si, hablando de la Madre Tierra, estaba recogiendo precisamente el pensamiento ancestral de los indígenas y convirtiéndolo en magisterio de la Iglesia”.

En Chiapas, el Estado más depauperado del país (1,6 de 4,7 millones de habitantes en pobreza extrema, casi todos indígenas), el Papa tendrá la ocasión de desplegar su artillería progresista de la mano del recuerdo de una de las figuras a las que se guarda más respeto en México. “Él fue muy tras de la gente indígena”, decía anoche en San Cristóbal Juana Pérez, una mujer tzotzil que describía con ternura al obispo Samuel Ruiz: “Era un gordito que andaba con su gorrito. Sí. Así era el difunto”.

Más información