Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

China despliega misiles en una isla en disputa

Pekín asegura que todas sus acciones en la zona son "defensivas"

Vista aérea de la isla de Woody. / GOOGLE

Pekín ha instalado misiles tierra-aire en una de las islas que controla en aguas en disputa en el mar del sur de China, según han confirmado Taiwán y Estados Unidos. En una iniciativa que eleva aún más las tensiones sobre soberanía en la región, los misiles han quedado desplegados desde la semana pasada en la isla Woody, conocida como Yongxing en mandarín, en las Paracel, que reclaman China, Taiwán y Vietnam. La denuncia taiwanesa coincide con la clausura de la primera cumbre entre EE UU y los países del sureste asiático miembros de la ASEAN, celebrada en Rancho Mirage (California, EE UU).

Un portavoz del Ministerio de Defensa taiwanés, David Lo, no quiso precisar más detalles. “Las partes interesadas deben colaborar para mantener la paz y la estabilidad en la región del mar del sur de China y abstenerse de adoptar ninguna medida unilateral que pudiera aumentar las tensiones”, instó.

“Imágenes comerciales indican que China ha desplegado un sistema de misiles tierra-aire en un puesto disputado en el mar del sur de China”, dijo el portavoz del Departamento de Defensa estadounidense Bill Urban en un comunicado, informa Joan Faus desde Washington. 

“Estamos preocupados que estas acciones están aumentado las tensiones en la región y son contraproductivas”, agregó Urban, que instó a los países regionales a clarificar sus reclamaciones territoriales y a resolverlas pacíficamente.

En Pekín, el ministro de Exteriores, Wang Yi, aseguró en una rueda de prensa con su homóloga australiana, Julie Bishop, que las instalaciones de Pekín en el Mar de China Meridional son "limitadas" y destinadas a la “defensa”, sin confirmar o desmentir que haya desplegado misiles, informa Efe. "Las construcciones limitadas y necesarias de autodefensa que China ha levantado en esas aguas van en línea con el derecho de protección que contempla el derecho internacional”.

La cadena de televisión estadounidense Fox News había emitido fotografías obtenidas por los satélites de la empresa ImageSat International (ISA) que, según asegura, muestran dos baterías de ocho lanzaderas de misil cada una, además de un sistema de radar, el 14 de febrero en la isla. El 3 de febrero, esas imágenes mostraban una playa vacía.

Consultado por este periódico, un funcionario estadounidense confirmó la autenticidad de las fotos y dijo que "parecen" mostrar el sistema de defensa aérea chino HQ-9. Ese sistema, similar al S-300 ruso, tiene un alcance de 200 kilómetros, suficiente para alcanzar a un avión —civil o militar— que volara sobre las cercanías.

El despliegue de los misiles llega después de que buques militares de EE UU hayan llevado a cabo misiones de patrulla en las cercanías de las islas artificiales, algo que ha generado fuertes protestas de Pekín. La última de estas operaciones tuvo lugar el mes pasado, cuando un destructor estadounidense se acercó a la isla Tritón, en las Paracel, una maniobra que China consideró “provocadora”.

EE UU urge a evitar “acciones unilaterales”

JOAN FAUS (WASHINGTON)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, consideró este miércoles el despliegue de misiles chinos en una isla en disputa como un ejemplo de la “militarización” del gigante asiático en el mar del sur de China. “Hay evidencia cada día de que ha habido un incremento de la militarización. Es de una preocupación creciente”, dijo a periodistas.

Kerry recordó que Pekín prometió no militarizar esas aguas y le instó a cesar sus “acciones unilaterales” para dar paso a un diálogo con los países que también tienen reclamaciones de soberanía en el mar del sur de China. “Confío en que en los próximos días tendremos conversaciones nuevas y muy serias sobre esto”, dijo en referencia al Gobierno chino.

EE UU no reconoce las reclamaciones territoriales chinas en esa región, en la que China ha construido islas artificiales. En los últimos meses, navíos militares de la primera potencia mundial han navegado en esas aguas en disputa en defensa de la libertad de navegación y buscando mandar un mensaje de firmeza a la segunda potencia.

Pekín reclama cada vez con más fuerza las Paracel, las Spratly y los bancos de Scarborough, a distancias de hasta 1.300 kilómetros de la costa continental. En el caso de las Spratly, seis países se disputan la soberanía: China, Filipinas, Taiwán, Malasia, Brunéi y Vietnam. La disputa es especialmente agria entre China y Vietnam y Filipinas.

Estados Unidos no mantiene reclamaciones territoriales en la zona y asegura que no se pone del lado de nadie en la disputa pero defiende la libertad de navegación. El área en disputa es clave para el comercio marítimo mundial, pues se mueven a través de ella cerca de 5 billones de dólares anuales en productos.

China construye una serie de islotes artificiales para reforzar sus reclamaciones y ha acelerado ritmo de construcción en los últimos 18 meses. Según Pekín, esas islas tendrán un uso mixto civil y de Defensa, pero ha asegurado que no las “militarizará”.

Al término de su cumbre con los líderes de la ASEAN, el presidente de EE UU, Barack Obama, declaró que “hemos hablado sobre la necesidad de dar pasos tangibles en el mar del Sur de China para rebajar las tensiones”. Entre ellos, enumeró el “fin de nuevos proyectos (de dragados y extracción de arena marina), de nueva construcción y de militarización de las áreas en disputa”.

La reunión EE UU- ASEAN tenía como objeto estrechar lazos entre Washington y los países del sureste asiático, en momentos en los que Estados Unidos y China pugnan por afianzar su influencia en la región de Asia Pacífico. El Gobierno de Barack Obama ha proclamado un giro de su política exterior para poner el énfasis en la zona, y Pekín sospecha que esta decisión tenga como objeto tratar de limitar su pujanza.

En los últimos meses, Washington ha dedicado especial atención al sureste asiático. El secretario de Estado, John Kerry, visitó el mes pasado Camboya y Laos, mientras que Michelle Obama viajó a Camboya el año pasado, la primera vez en que este país recibía a una primera dama estadounidense. El consejero adjunto de Seguridad de la Casa Blanca Ben Rhodes se ha desplazado a Birmania. En Rancho Mirage, Obama ha anunciado visitas en los próximos meses a Vietnam y Laos, un país al que nunca se había desplazado un jefe de Estado de EE UU.

Entre otros anuncios durante la cumbre, Obama dio a conocer una serie de medidas para impulsar la economía de la región y alentar el intercambio comercial. Los 10 países de la ASEAN, como conjunto, representan el cuarto socio comercial de EE UU.

Más información