Bachelet enfrenta una nueva baja entre sus colaboradores

El Gobierno chileno anuncia la salida del administrador de La Moneda, Cristián Riquelme, salpicado por los escándalos políticos

La presidente chilena Michelle Bachelet vive un segundo verano negro consecutivo. Aproximadamente en esta misma fecha de 2015, mientras se hallaba de vacaciones en el sur de Chile junto a su familia, estalló el caso Caval que involucraba a su nuera y a su hijo, Sebastián Dávalos. La trama que mezcla política y dinero marcó la gestión de la socialista todo el año, su popularidad se desplomó en las encuestas y la Fiscalía a fines de enero pasado formalizó la acusación por delitos tributarios contra Natalia Compagnon, casada con el primogénito de la mandataria y madre de sus dos nietos.

Pero Caval sigue complicando a Bachelet. Este miércoles, mientras la Jefa de Estado se encuentra en su período de vacaciones en el sureño lago Caburga, el Gobierno ha confirmado la salida del administrador de La Moneda, Cristián Riquelme, cuestionado desde que se conocieron sus vínculos con el caso. “Creo que cuando aparecen cosas de esta naturaleza es mejor de dar un paso al costado”, ha señalado el ministro del Interior, el democristiano Jorge Burgos, que ha precisado que Riquelme presentó su renuncia.

Militante del oficialista Partido por la Democracia (PPD), ha sido cuestionado tanto por la oposición como por parte de conglomerado de Gobierno desde que se conocieron al menos dos vínculos con la trama. Una vez que el escándalo había estallado, Riquelme se reunió con Juan Díaz, operador político del partido de derecha Unión Demócrata Independiente (UDI) y gestor inmobiliario de la empresa Caval, que pertenece en un 50% a la nuera de Bachelet. En el encuentro que se celebró en La Moneda, Díaz le solicitó que interviniera para que Compagnon le pagara una deuda.

Adicionalmente, a Riquelme le correspondió supervisar la limpieza del ordenador que utilizaba el hijo de la Jefa de Estado hasta que en febrero pasado tuvo que renunciar a la Dirección Sociocultural de la Presidencia, luego de que estallara la trama. Por esta arista, Riquelme debió declarar en calidad de testigo ante la Fiscalía.

La situación del administrador de La Moneda, sin embargo, se hizo insostenible desde que la prensa a comienzos de esta semana desveló sus negocios. Luego del primer período de Bachelet (2006-2010), cuando también ejerció de Administrador de La Moneda, Riquelme formó dos empresas que suscribieron contratos por más de medio millón de dólares con el Fisco entre 2013 y 2015.