El director de la Policía de Colombia dimite en medio de un escándalo sexual

El general Palomino es investigado por presuntamente haber creado una red de prostitución masculina

El director de la Policía de Colombia, el general Rodolfo Palomino, ha presentado este miércoles su renuncia en el cargo tras la polémica por un escándalo sexual. Palomino ha asegurado que le pidió al presidente, Juan Manuel Santos, abandonar el cargo para poder defenderse y no dañar a la institución que dirige. "No soy culpable de los cargos que se me imputan, soy inocente, pongo punto final a una carrera de 38 años de servicio", dijo al presentar su dimisión. "Dejo con orgullo mi uniforme, sé que nací y moriré siendo policía", reiteró en la declaración que dio esta mañana en compañía de su familia y toda la cúpula de la institución.

Horas después, el presidente colombiano, acompañado del ministro de Defensa, mostró su lealtad al ya ex máximo responsable de la institución y anunció a su sucesor, el mayor general Jorge Hernando Nieto Rojas, hasta ahora subdirector general de la Policía, con 35 años de experiencia en el cuerpo. "El general Palomino se aparta para que la investigación siga su curso", ha dicho el mandatario, "que no quede sobre la policía ningún manto de duda, la institución y el país reclaman que estos procesos continúen".

Después de dos meses de indagación preliminar, la Procuraduría de Colombia anunció ayer la apertura de una investigación formal contra Palomino. El hombre que ocupa el cargo máximo en esta institución es señalado de haber creado y puesto en marcha una red de prostitución masculina denominada ‘la comunidad del anillo’, de haber hecho seguimientos e interceptaciones ilegales a periodistas y de un posible incremento patrimonial ilegal, según la Procuraduría, que tiene la tarea de determinar la responsabilidad del general Palomino en estos hechos.

Dentro de las pruebas que las autoridades analizan está la declaración del capitán Anyelo Palacios Montero y un vídeo que supuestamente evidencia una red de prostitución en la que podrían estar involucrados congresistas, que habrían actuado en complicidad con algunos oficiales de la Policía. La investigación, que hasta ahora es de carácter disciplinario, podría tener un enfoque penal. Al respecto, Palomino recordó que la Fiscalía ha investigado las mismas denuncias y no ha encontrado su responsabilidad.

La Procuraduría, sin embargo, ha insistido a la Fiscalía a que determine qué delitos que puedan significar cárcel habría incurrido el general. Asegura que de comprobarse las actuaciones señaladas, Palomino habría podido incurrir en proxenetismo, inducción a la prostitución y trata de personas de miembros de la Policía Nacional. Comportamientos en los que presuntamente habría participado un senador de la República. “Este modus operandi habría tenido lugar presuntamente con la ayuda y complicidad de oficiales de la Policía Nacional, incluso del señor director general de la Policía Nacional”, informó la institución investigadora.

Segunda baja

Por el mismo escándalo, el martes renunció a su cargo el viceministro del Interior de Colombia, Carlos Ferro. Lo hizo tras la publicación del vídeo que parece ser la prueba de la Procuraduría y en el que se le ve a él y a un capitán de la Policía concretando un lugar para tener sexo. La grabación está fechada en noviembre de 2008, cuando Ferro era senador. Hasta el momento no hay ninguna investigación en curso contra Ferro.