Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Más de medio centenar de asesinatos en seis días de visita papal

Los principales homicidios sucedieron en Guerrero, Sinaloa y Veracruz, regiones donde no estuvo Bergoglio

La violencia no le da tregua a México. Durante la visita de un papa Francisco que trajo un mensaje de paz y alzó la voz contra el terror del narco se registraron al menos 52 homicidios dolosos, más de ocho al día.   

La madrugada del sábado, unas horas después de que Jorge Mario Bergoglio llegara a la Ciudad de México, en el norteño Estado de Sinaloa, 13 personas fueron emboscadas en el municipio de San Ignacio, en la zona serrana que limita con Durango. Entre los muertos había cinco mujeres. Las autoridades informaron que hay dos detenidos y que el tiroteo se debió a una pelea que mantienen dos grupos delincuenciales en esa región.

También en Sinaloa, en la comunidad serrana de Maloya, el martes se suscitó otro enfrentamiento a balazos entre grupos rivales que se disputan el control de la zona. El incidente dejó tres muertos y una vivienda que fue incendiada con granadas de fragmentación, ha reportado el diario Noroeste. En los últimos nueve meses en esta región serrana del sur del Estado, han ocurrido emboscadas y ataques entre grupos criminales, lo que ha dejado pueblos abandonados porque sus habitantes huyen de la violencia.

El domingo 14 de febrero, dos días antes de que el Papa visitara Michoacán, en el municipio de Uruapan, la segunda ciudad más importante de ese Estado, dos hombres fueron baleados en plena vía pública mientras bebían cervezas. También en esa misma ciudad, frente a un centro nocturno, fue encontrado el cuerpo de un hombre que tenía disparos de arma de fuego. Horas antes, en un basurero clandestino fue localizado el cadáver de un joven de unos 25 años con huellas de tortura.

El año pasado la media diaria de homicidios intencionados, según cifras oficiales, fue de 46,6. En teoría, el dato durante los días de visita papal son menores pero es difícil de precisar dado que el conteo se hizo a base de consultas en periódicos regionales y procuradurías locales.   

En Guerrero hubo más de lo mismo. En cinco días, 14 personas perdieron la vida en distintos hechos delictivos. El viernes, en una comunidad del municipio San Miguel Totolapan, en la región de Tierra Caliente, hubo un enfrentamiento entre militares y hombres armados. El intercambio de balazos dejó un muerto y un delincuente detenido. La noche del lunes un taxista fue asesinado a tiros y la mañana de este miércoles el chofer de un camión urbano fue acribillado a bordo de la unidad que conducía.

El área turística de Acapulco tampoco se salva de los episodios delictivos, a pesar de que es resguardada por militares. El pasado lunes un hombre fue atacado a balazos en la playa Tamarindos, mientras que en otra de las playas conocida como Hornos, otro hombre fue asesinado a golpes. Sobre su cadáver los agresores le dejaron un narcomensaje. En otra playa, frente a los turistas que vacacionaban en el puerto guerrerense, un vendedor ambulante fue ejecutado a balazos. En el mismo ataque, ocurrido en playa Condesa, otra persona quedó herida bajo una palapa. Las autoridades acordonaron el lugar, mientras que los extranjeros desalojaron la zona turística.

Durante el fin de semana hubo nueve homicidios en Morelos. La mañana del sábado el cuerpo calcinado de un hombre fue encontrado en una carretera, en el estado de Morelos. En otra localidad fue encontrado un segundo calcinado. En el municipio Emilio Zapata, ubicado en la parte central del Estado, un comando armado ingresó al domicilio de una pareja. Los gatilleros sacaron de la vivienda a un hombre y lo mataron. En la misma localidad, otro hombre fue asesinado de varios tiros. Uno en la cabeza, otro en la espalda y el tercero en la pierna izquierda. En el sur de la entidad, un conductor de mototaxi fue atacado a balazos por otros hombres que escaparon en moto.

En el norte del país, en la ciudad de Tijuana, en menos de doce horas seis personas fueron asesinadas durante el domingo 14 de febrero. A las 4.40 policías locales encontraron el cadáver de un hombre con disparos en su cuerpo. Media hora después en otro punto de la ciudad, los agentes localizaron otros dos muertos. Minutos antes de las 9:30 horas del mismo domingo, hallaron un cuerpo calcinado dentro de un terreno baldío. Un hombre de la tercera edad fue descubierto dentro de su domicilio con los tobillos y las manos atadas. Su cuerpo estaba cubierto por una sábana y en la cabeza tenía una bolsa de plástico. La sexta víctima estaba en avanzado estado de descomposición y fue localizada en la recámara de un departamento.

El resto de homicidios ocurrieron en San Luis Potosí y en Veracruz. En este último Estado, en la ciudad de Córdoba, dos hombres muertos fueron encontrados al interior de un automóvil abandonado en un camino de terracería. En Acayucan, ubicado en la región olmeca, un ciclista que iba a comprar pan fue ejecutado de dos balazos, uno en la espalda y otro en la cabeza. En Minatitlán, al sur de Veracruz, un taxista fue ejecutado. Sus familiares habían reportado su desaparición desde el jueves y el sábado fue encontrado en una carretera.