Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Turquía acusa a milicianos kurdos de Siria del atentado en Ankara

Estos niegan estar involucrados en el ataque, que dejó a 28 personas muertas

ver fotogalería

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha acusado a las milicias kurdo-sirias YPG y al grupo armado kurdo-turco PKK de haber cometido conjuntamente el atentado que el miércoles se cobró la vida de 28 personas y dejó a 61 heridas. El mandatario islamista informó de que la policía ha identificado al autor del ataque, que se inmoló al volante de un vehículo cargado de explosivos, como Salih Necar, de nacionalidad siria, nacido en la región de Hasaka y que se habría infiltrado en Turquía desde el país vecino.

“Los vínculos de las YPG (Unidades de Protección Popular) con el ataque están claros”, afirmó Davutoglu en una rueda de prensa en el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. El atentado fue cometido por “un miembro del PYD-YPG en colaboración con la organización terrorista separatista”, dijo Davutoglu utilizando una perífrasis habitual para denominar al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), grupo considerado terrorista por Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos. El primer ministro turco anunció además que la policía ha detenido a 14 sospechosos y prometió desenmascarar a los países que habrían dado apoyo a dicho ataque.

Por el momento, nadie ha reivindicado la autoría del atentado de Ankara. Uno de los líderes militares del PKK, Cemil Bayik, aseguró “no saber” quién lo llevó a cabo, pero aventuró que “podría ser una acción en represalia por las masacres en el Kurdistán”, en referencia a las operaciones militares turcas en el sudeste del país contra los rebeldes kurdos. De hecho, un artefacto explosivo fue detonado hoy al paso de un convoy militar en la provincia kurda de Diyarbakir, matando a seis soldados.

En cambio, el Partido de la Unidad Democrática (PYD), del que dependen las YPG, desmintió su participación en el ataque. “Negamos toda implicación en este ataque. Jamás hemos oído hablar de Salih Necar”, declaró el líder del PYD, Salih Muslim, a la agencia AFP: “Este tipo de acusaciones están claramente dirigidas al intento de intervenir en Siria”.

De hecho resultaría extraño que el PYD estuviese involucrado en una acción de estas características, en un momento en que está estrechando la colaboración con Estados Unidos para luchar contra el Estado Islámico en Siria y en que la Casa Blanca se está viendo sometida a constantes presiones por parte de su aliada Turquía para que cancele este apoyo a las milicias kurdo-sirias por ser una organización hermana del PKK.

“Esperamos que nuestros aliados vean ahora que las YPG son una mera extensión de la organización terrorista separatista”, exigió Davutoglu en su comparecencia y explicó que en las próximas horas convocará a los embajadores con representación en Ankara, comenzando por aquellos que tienen asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, para presentarles las pruebas de esta relación: “Si después de ello continúan apoyando al PYD, nos cuestionaremos seriamente su sinceridad en la lucha antiterrorista”.

Turquía lleva semanas buscando apoyos dentro de la Coalición internacional que lidera EEUU para llevar a cabo una intervención terrestre en Siria contra el Estado Islámico y contra las YPG, pero de momento no ha hallado apoyos. Eso sí, tanques y piezas de artillería del Ejército turco han golpeado en los últimos días las posiciones de las milicias kurdo-sirias en el norte de la provincia de Alepo, en un infructuoso intento de impedir su avance y la conquista de territorio hasta ahora dominado por rebeldes e islamistas apoyados por Ankara. “Continuaremos los ataques contra el YPG”, subrayó Davutoglu, alegando que los kurdos están sirviendo de “peón” del régimen de Bachar El Asad, al que también acusó de estar detrás del atentado de Ankara. Igualmente, el mandatario turco reveló que durante la pasada noche, cazas del Ejército turco bombardearon bases del PKK en la zona de Haftanin del norte de Irak “neutralizando” a 70 militantes.

Según los medios turcos, el atentado fue ejecutado mediante 100 kilos de explosivos –lo que explicaría la potente explosión y el incendio causado- cargados en un Jeep Cherokee robado y con matrícula falsa. De acuerdo a los datos oficiales, de las 28 víctimas mortales, una es un funcionario civil y el resto personal militar.

Más información