El Papa admite la posibilidad del uso de anticonceptivos contra el Zika

Francisco condena el aborto pero habla de la contracepción como "un mal menor"

A bordo del avión del Papa

Durante su vuelo de regreso a Roma tras seis días de intenso viaje por México, el papa Francisco se ha abierto a la posibilidad de que la Iglesia católica admita el uso de anticonceptivos para evitar el contagio del virus Zika en las zonas afectadas, pero se ha negado de forma tajante a permitir el aborto como “mal menor” aun en los casos de graves malformaciones congénitas. Jorge Mario Bergoglio ha recordado que, en los años sesenta, Pablo VI permitió a las monjas del antiguo Congo belga “usar anticonceptivos para casos en los que fueran violadas”.

Pero de ahí, advirtió Francisco durante una rueda de prensa de una hora, a dejar de condenar la práctica del aborto va un abismo insalvable. “El aborto no es un mal menor”, dijo, “es un crimen, un mal absoluto, es echar fuera a uno para salvar a otro, como hace la mafia”. La postura del Papa, aunque previsible en relación con el aborto, abre una puerta hacia la tolerancia del uso de anticonceptivos. “No confundir el mal de evitar el embarazo, por sí solo, con el aborto. El aborto no es un problema teológico: es un problema humano, es un problema médico, va contra el juramento hipocrático que los médicos deben hacer. En cambio, evitar el embarazo no es un mal absoluto", ha dicho en referencia a la situación creada por la expansión del zika. "Hablamos en términos de conflicto entre el quinto mandamiento [no matar] y el sexto [no cometer adulterio]. Pablo VI, el grande, en una situación difícil en África permitió a las monjas usar anticonceptivos para casos en los que fueron violadas.También yo exhortaría a los médicos a que hagan de todo para encontrar vacunas contra estos mosquitos [el Aedes aegypti, que transmite el zika]”, ha añadido.

Ante la polémica suscitada tras la publicación esta semana de informaciones que apuntan a una supuesta relación íntima de Juan Pablo II con una mujer, Bergoglio le ha quitado hierro al asunto. “Era una cosa que se sabía”, dijo, “incluso hay libros sobre eso. Juan Pablo II era un hombre inquieto. Y yo diré además que un hombre que no sabe tener una buena relación de amistad con una mujer —y ya no hablo de los misóginos, que son enfermos— es un hombre al que le falta alguna cosa. A mí me gusta siempre escuchar el parecer de una mujer. Te da muchas riquezas, mira las cosas de otro modo. Una amistad con una mujer no es pecado. Una relación amorosa con una mujer que no sea tu mujer es pecado. ¿Entendido?”.

Bergoglio, quien durante su primera jornada en México ajustó las cuentas con una jerarquía eclesiástica sobre la que aún pesa la sombra del fundador de los Legionarios de Cristo, fue interpelado sobre la práctica —hasta ahora habitual en la Iglesia— de trasladar a los curas pederastas para ocultarlo a la acción de la justicia. “Un obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastia”, dijo el Papa, “es un inconsciente y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia. ¿Clarito?”. A continuación añadió que el Vaticano sigue trabajando, bajo su directa supervisión, para agilizar los mecanismos de prevención y condena. Bergoglio rindió homenaje a Benedicto XVI por iniciar la investigación contra Marcial Maciel y dictar la tolerancia cero con la pederastia: “Yo doy gracias a Dios por que se haya destapado esta olla [la de los abusos a menores por parte de religiosos] y hay que seguir destapándola. Y tomar conciencia. Es una monstruosidad, porque un sacerdote está consagrado para llevar a un niño a Dios y ahí se lo come en un sacrificio diabólico. Lo destruye.”

“Ese hombre no es cristiano”, dice Francisco sobre Donald Trump

Durante su estancia en México, el Papa se ha referido en múltiples ocasiones al drama de los muertos y desaparecidos por culpa del narcotráfico y el crimen organizado. Aun así, se produjo una cierta polémica por la decisión de Bergoglio de no reunirse con los familiares de “los 43 de Ayotzinapa”. Francisco lo justificó diciendo que se produjo algún intento por su parte, pero que se descartó después de constatar la cantidad de grupos, “incluso enfrentados entre ellos”, y de que resultara “prácticamente imposible recibir a todos”. Bergoglio añadió: “La sociedad mexicana es víctima de las bandas del narcotráfico y de los traficantes de personas. Es un dolor muy grande que no se merece este pueblo”. Durante su estancia en México, el Papa animó a los jóvenes a tener sueños. Un periodista le preguntó a Bergoglio cuál era su sueño. No se demoró ni un segundo en contestar: “Mi sueño es viajar a China”.

Más información