Selecciona Edición
Iniciar sesión

Muere el poeta peruano Eduardo Chirinos

Fue uno de los más fecundos representantes de la generación de los 80. Falleció en Montana, EEUU, donde trabajaba como profesor universitario

El poeta Eduardo Chirinos, nacido en Lima en 1960, ha muerto en Missoula, Montana (EEUU), luego de algunos años de lidiar con el cáncer. Fue el más prolífico de los poetas de la Generación de los 80, con 18 sólidos poemarios –varios de ellos agotados–, y el de mayor reconocimiento internacional. En 2001, su libro Breve historia de la música mereció el premio Casa de América de poesía americana innovadora, y Mientras el lobo está obtuvo el galardón de Poesía Generación del 27 en Málaga, en 2009.

Desde el año 2000, Chirinos dio clases de modernismo, vanguardia y poesía contemporánea española y latinoamericana en la Universidad de Montana. Previamente había enseñado en universidades de Nueva York y Pennsylvania.

Estudió literatura en la Universidad Católica del Perú y fue profesor de ese centro entre 1988 y 1993. Cuando dejó el país para estudiar un doctorado en la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey), su tesis trató el silencio en la poesía hispanoamericana contemporánea, indica su ficha en la página web Libros Peruanos.

“Pertenece a la generación del ochenta, aquella que vivió fuertemente la atomización del país debido a la crisis política y social del conflicto armado (1980-2000). Esta crisis no es ajena al continente, pues es el momento de una reformulación del lenguaje poético latinoamericano en busca de nuevas posibilidades estéticas, momento en el que la poesía de Chirinos destaca por su aguda madurez y lucidez”, explica a El PAÍS Carlos Villacorta, escritor peruano y profesor asistente de español de la Universidad de Maine.

Villacorta, quien investiga la poesía conversacional peruana, sostiene que Chirinos continúa “la línea trazada por ese género de los sesentas y setentas en el Perú, especialmente la de Antonio Cisneros, pero desde una vertiente más culturalista con el uso de referencias literarias clásicas -romanas, españolas, italianas- pero desde una mirada lúdica. Su poética establece un diálogo desde muy temprano con el canon poético occidental para apropiarse de él como una manera de resistencia frente a la crisis que vivía el lenguaje poético y la sociedad peruana”, añade.

El poeta y ensayista vivió en España entre 1986 y 1987 con una beca de investigación del Instituto de Cooperación Iberoamericana.

En Lima, tras su muerte, es recordado no solo por lectores y sus estudiantes de literatura, sino también porque fue tutor y profesor de la más importante academia preuniversitaria de Lima en la década de los 80.

En su producción como crítico literario, sus libros más recientes fueron Rosa Polipétala. Artefactos modernos en la poesía española de vanguardia (1918-1931)’ editado enLima por Estruendo mudo y el Centro Cultural España en 2009, y ‘Nueva miscelánea antártica. Escritos sobre poesía’, publicado en 2012 por Universidad Sedes Sapientiae y Borrador Editores.

Al conocer de su muerte, el poeta peruano Carlos López Degregori escribió este miércoles: “he leído todos los libros de poesía y ensayo de Eduardo y siempre he admirado la calidad y la importancia de su escritura. He sido testigo estos treinta años de su generosidad, su inteligencia y su ironía y sobre todo he vivido la transparencia de una amistad que se construye con muy pocas personas”.

Chirinos publicó su primer poemario ‘Cuadernos de Horacio Morell’ en 1981, y entre sus obras más leídas se encuentran el ‘Libro de los encuentros’ y ‘Archivo de huellas digitales’.

Según su reseña biográfica en la Universidad de Montana, cuatro de sus libros de poesía han sido traducidos al inglés por Gary Racz.