Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Reino Unido se prepara para una batalla sobre su identidad

El acuerdo alcanzado por Cameron en Bruselas abre la campaña británica de cara al referéndum sobre la permanencia en la UE

Reino Unido se dispone a enfrentarse a sus fantasmas. La negociación que el primer ministro David Cameron concluyó la noche del viernes en Bruselas marca el punto de partida para una campaña en la que los británicos tendrán que decidir cuál es su lugar en el mundo. Tras cuatro décadas de recorrido compartido con los socios europeos —y de profunda influencia en el proyecto común— la sociedad británica debe decidir si opta por cambiar la posición internacional del país. A continuación, el punto de partida del debate británico.

1. La opinión pública. Se han publicado 14 sondeos desde las Navidades, de los que se pueden extraer tres conclusiones: primera, en la mayoría gana la opción de permanecer en la UE; segunda, la opción de permanecer tiende a la baja y la de abandonar, al alza; tercera, sigue habiendo un número importante de indecisos, entre el 8% y el 18%, según las encuestas. Estos tienden a ser jóvenes, mujeres y cercanos al Partido Conservador. Serán, con toda probabilidad, la prioridad de David Cameron. Los partidarios del Brexit son mayores, menos educados, de nivel socioeconómico más bajo y preocupados por la inmigración. Un perfil muy parecido al que contribuyó al éxito del partido eurófobo UKIP, que cosechó el 12,6% de los votos en las elecciones de mayo. El reto de la campaña por abandonar la UE será movilizar a esos votantes desencantados con la política oficial sin ahuyentar a los más moderados indecisos. Los partidarios de permanecer son más acomodados, más jóvenes y más urbanos. La campaña por permanecer deberá evitar la complacencia y movilizar a los sectores más jóvenes, que en las pasadas elecciones no votaron.

2. Las campañas. Se han lanzado tres grandes campañas: una para permanecer en la UE y dos para abandonarla. De estas últimas, una será designada como la oficial de los partidarios del Brexit en las próximas semanas. La campaña por permanecer la dirige el expresidente de Marks & Spencer Stuart Rose y cuenta con pesos pesados del mundo de los negocios y políticos de distintas filiaciones. Enfrente están Vote Leave y Leave.EU: la primera es más transversal y la segunda, fundada por un donante del UKIP, cuenta con el polémico líder de la formación, Nigel Farage. En el lado del Brexit está también Grassroots Out, que arrancó su campaña con un multitudinario evento anoche en Londres. Ofrece una plataforma para que todos los partidarios de la salida trabajen juntos.

3. El Gobierno. Cameron exigió a su Gabinete no pronunciarse públicamente hasta que hubiera un acuerdo firme sobre la mesa. El viernes por la noche, tras alcanzar el acuerdo en Bruselas, convocó a los miembros del Gabinete para el sábado a las 10.00 (hora de Londres). Tras la reunión, el voto de silencio se levantará. Michael Gove, ministro de Justicia, confirmó anoche que optará por el Brexit. Otros posibles rebeldes son Chris Grayling, líder de la Cámara de los Comunes; Iain Duncan Smith, ministro de Trabajo, y John Whittingdale, de Cultura. Pero todos los ojos están puestos en Boris Johnson, alcalde de Londres y diputado, que no ostenta una cartera ministerial pero asiste a las reuniones del Gabinete. Una encuesta publicada esta semana revela que, para un 32% de los consultados, la postura de Johnson será importante a la hora de tomar su decisión. El primer ministro dedicó sus últimas horas en Londres el miércoles, antes de partir a Bruselas, a tratar de convencerlo en una audiencia privada en Downing Street. No lo logró.

4. El Partido Conservador. El 65% de los militantes, según un estudio reciente, podrían decidir su voto “dependiendo de los términos de la negociación”. Dos fuerzas opuestas tiran de los conservadores: su extendido euroescepticismo y la lealtad al líder que les ha proporcionado la mayoría absoluta.

5. La oposición. El Partido Laborista hará campaña oficialmente por permanecer. El 90% de sus diputados apoya esta opción. Harán su propia campaña, encabezada por el veterano Alan Johnson. Jeremy Corbyn, el líder, que votó en contra de la incorporación a la CEE en 1975, ha dicho que en esta ocasión optará por permanecer. El segundo mayor grupo de la oposición, el de los nacionalistas escoceses del SNP, apoya permencer en la UE.

6. El mundo empresarial. El presidente de Standard Life ha sido el último de una lista de empresarios que han alertado públicamente sobre los riesgos del Brexit. La City, el centro financiero londinense, tiende a apoyar la permanencia. El presidente de la CBI, la más influyente patronal, ha llamado a los empresarios a alzar la voz contra el Brexit. En una encuesta realizada por el Financial Times entre cien de los más influyentes economistas, ninguno consideró que el Brexit favorecería el crecimiento en 2016.

Más información