Apple apunta a mala praxis en la investigación del Gobierno de EE UU

El iPhone del tirador de San Bernardino cambió de clave cuando estaba en manos de las autoridades

Washington acusó a Apple de utilizar el caso de San Bernardino como una estrategia de márketing y Apple ha estallado. La empresa, a través de varios ejecutivos de alto nivel, ha explicado que han sido las autoridades las que han llevado la investigación a este punto de enfrentamiento por  bloquear el teléfono.

La versión de Apple, relatada en primer lugar a Buzzfeed, aporta detalles hasta ahora desconocidos. La contraseña del Apple ID, la cuenta personal vinculada a un aparato que sirve de acceso a la nube con el contenido, del iPhone 5C de Syed Farook cambió menos de 24 horas después de que el teléfono llegase a manos del gobierno. Apple sostiene que si no se hubiera cambiado, el acceso a los datos habría sido posible. Esto explica que, tras ese impedimento, que puede interpretarse como un error, el FBI pidiera la creación de una puerta trasera para poder acceder.

La empresa de Cupertino ha explicado que desde enero han probado diferentes fórmula para recuperar el contenido sin crear la ya célebre puerta trasera. Hasta en cuatro ocasiones.

Apple llegó a mandar a varios ingenieros para intentar conectar el teléfono a una red wifi ya conocida por el teléfono y entrar a iCloud para sacar el contenido. La investigación quiere llegar ahí para saber saber qué pasó en la vida del asesino entre el 19 de octubre y la fecha del tiroteo. Fue entonces cuando los especialistas de Apple se percataron de que la clave de acceso a la nube asociada al aparato había cambiado.

Desde Apple se insiste en que no están dispuestos a crear una versión completa de sus sistema operativo. Las acusaciones vertidas desde Washington sobre la empresa, diciendo que todo forma parte de una fórmula para vender más hacer márketing a costa del caso han ofendido al fabricante de iPhones. Insisten en que lo que les ha llevado a colaborar y mantener esta postura es su amor por su propio país y el deseo de respetar las libertades civiles.

Más información