Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un juez de EE UU falla a favor de Argentina en el juicio por la deuda

El país sudamericano podrá volver a pagar su pasivo reestructurado si cumple condiciones

El juez de Nueva York Thomas Griesa falló este viernes a favor de Argentina en su larga disputa con los ‘fondos buitre’, que comenzó hace 14 años. A partir del cambio de Gobierno en Buenos Aires, el presidente Mauricio Macri se diferenció de su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), y aceptó elevar la oferta de pago a los acreedores que habían rechazado las reestructuraciones de deuda de 2005 y 2010. En 2014, un fallo de Griesa ratificado de hecho por el Tribunal Supremo de EE UU había impuesto una suspensión de pagos del pasivo refinanciado hasta tanto no se abonara a los ‘fondos buitre’ y demás acreedores. Ahora Griesa destaca la nueva actitud de Argentina y permitrá que este país vuelva a abonar la deuda reestructurada, siempre y cuando cumpla con dos condiciones.

Por un lado, el juez de Nueva York lo obliga al Congreso de Argentina a derogar dos leyes que impiden al Ejecutivo cualquier mejora de la oferta que fue aceptada por el 93% de los acreedores en 2005 y 2010. En sus primeros dos meses de Gobierno, Macri ha ido acercando posiciones con diputados y senadores peronistas que hasta hace poco eran fieles a Kirchner. Por el otro, Argentina deberá abonar a los acreedores que acepten su oferta de quita del 25%, pero a estos les pone un plazo: deberán tomarla o dejarla hasta el próximo día 29. En 2005 la poda ofrecida por el Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) había sido calculada en el 65%.

El 7% de los acreedores que rechazaron la oferta de los Kirchner en 2005 y 2010 había planteado demandas por 9.000 millones de dólares. De este total del monto en litigio, los acreedores del 13%, unos 1.200 millones de dólares, ha aprobado la propuesta de Macri. El 87% aún lo rechaza. En este último grupo predominan los dos ‘fondos buitre’ que encabezaron el juicio contra Argentina: NML y Aurelius.

Los fondos especulativos, que se dedican a adquirir títulos de deuda de países y empresas en bancarrota para demandarlos ante la justicia, habían pedido al juez Griesa que mantuviera el bloqueo del pago de la deuda reestructurada. Pero el funcionario norteamericano, que en los últimos años siempre había fallado a favor de ellos, esta vez rechazó su petición ante la nueva oferta que presentó el Gobierno de Macri. Con la nueva sentencia, los ‘buitres’ pierden su poder de presionar a Argentina manteniéndola en suspensión de pagos de su pasivo refinanciado, como lo han hecho desde 2014. O aceptan la oferta de pago antes de finales de mes o deberán buscar otra herramienta para obligar al país sudamericano para que eleve otra vez la propuesta.

El juez Griesa, tachado de “buitre” por el kirchnerismo, acusó a los Gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner de “nunca” haber buscado “seriamente” un acuerdo con los litigantes. “Todo eso ha cambiado. La elección del presidente Macri (en noviembre pasado) marcó un punto de inflexión en la actitud y las acciones de la República (Argentina). Desde la elección, el gobierno del presidente Macri ha declarado sistemáticamente su deseo de resolver los conflictos y volver a abrir el país a los inversores extranjeros”, destacó Griesa.

Precisamente, el ministro de Hacienda de Argentina, Alfonso Prat-Gay, busca que a partir del levantamiento de la suspensión de pagos su país pueda volver a endeudarse en los mercados internacionales. El kirchnerismo, que le ha dejado algunas hipotecas como el conflicto con los ‘buitres’, también le ha legado una fuerte bajada de la deuda pública neta, al 18% del PIB.

El antecesor del ministro Prat-Gay, el kirchnerista Axel Kicillof, criticó la oferta de Macri en un artículo del periódico ‘Página/12’: “Si Néstor (Kirchner) ofreció 35 centavos por cada dólar, Griesa pretende que Argentina pague 4 dólares por cada dólar”. Si Kicillof tuviese razón en este cálculo, entonces el nuevo Gobierno estaría ofreciendo 3 dólares por cada uno de la deuda original. “Lo triste es que el apuro para negociar proviene de un motivo mucho más profundo y también mucho más peligroso: el plan de Macri parece ser endeudar nuevamente al país”, advirtió el ahora diputado Kicillof, pero su grupo ha perdido integrantes, que acercaron al nuevo Gobierno. Argentina llegó a deber un 165% de su PIB tras la crisis de 2001.

El nuevo fallo de Griesa se conoce un día después de que el presidente de EE UU, Barack Obama, anunciara que en marzo próximo vendrá a Argentina para relanzar las relaciones bilaterales. El vínculo estaba deteriorado en tiempos del kirchnerismo. El Gobierno de Obama había sostenido en este juicio que la sentencia inicial de Griesa a favor de los ‘fondos buitre’ sentaba un mal precedente para las reestructuraciones de deuda de otros países, pero después desistió de seguir acompañando la reclamación argentina. Ahora, con Macri, corren tiempos distintos.

Más información