Selecciona Edición
Iniciar sesión

Caviar y champán para combatir la corrupción en México

Una investigación de Reuters desvela gastos lujosos de funcionarios de la Secretaría de la Función Pública en viajes al extranjero

Una cena a basé de champán, caviar y salmón ahumado. Dos taxis y dos comidas por 500 dólares, raciones de calamares las 24 horas… Una investigación de la agencia Reuters publicada este viernes desvela los gastos de varios funcionarios de la Secretaría de la Función Pública en México, encargada entre otras cosas de combatir la corrupción.

El texto señala que los funcionarios de la secretaría disponen de 450 dólares diarios en concepto de dietas cuando viajan al extranjero y detalla los desembolsos de algunos. Por ejemplo, la funcionaria Hilda García cenó en el restaurante de los almacenes Harrods en uno de sus viajes a Londres. García tomó champán y comió caviar y salmón ahumado. Cuestionada al respecto por Reuters, la funcionaria explica que “no tenemos el lujo y el privilegio de comer en Harrods todos los días”. El salario mínimo diario en México, un país con más de 55 millones de pobres, es de cuatro dólares.

Otro funcionario, Jorge Pulido, director de Asuntos Legales de la secretaría, viajó a Kuala Lumpur, con escala en Frankfurt. En las horas que pasó en la ciudad alemana gastó 500 dólares en dos taxis y dos comidas. Las comidas y los taxis allí son caros, explica Pulido a Reuters.

Un tercer funcionario, Alejandro Bonilla, comió calamares tres veces en 24 horas en un viaje a Hawaii, en el marco de las negociaciones del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica. Solo el año pasado, Bonilla viajó dos veces a Hawaii y una a la isla de Guam.

La reportera Elinor Comlay, autora del reportaje, ha explicado a EL PAÍS que los 450 dólares diarios de dietas de que disponen los funcionarios comprenden comida, hospedaje y transporte -taxis-. Los billetes de avión van aparte.

El secretario de la Función Económica, Virgilio Andrade, ha dicho a Reuters que están “revisando esto para asegurarnos que este tipo de gastos están sujetos a prácticas intachables”. Andrade es, por cierto, quien dirigió la investigación oficial sobre el escándalo de la casa blanca del presidente, Enrique Peña Nieto. Andrade concluyó que no había conflicto de intereses en el asunto.

El texto de Comlay apunta de nuevo a élite mexicana, protagonista de la esfera mediática casi cada semana por la insensibilidad que demuestran con la realidad del país. Hace unos días, el segundo de a bordo de la Secretaría de Desarrollo Social publicaba una foto en Twitter con el niño que le limpia los zapatos cuando viaja a Chiapas, uno de los estados más pobres de México.

La investigación de Reuters no denuncia malversación de dinero público, más bien señala los lujos que se dan algunos funcionarios y la cantidad económica que les asignan de dietas.