Selecciona Edición
Iniciar sesión

El alcalde de Londres, Boris Johnson, hará campaña para salir de la UE

El político se une a seis ministros del Gabinete de Cameron que apoyan la campaña para dejar la Unión

El fin de semana más intenso de la carrera política de David Cameron ha terminado con la peor noticia que podía esperar, y la mejor para quienes quieren que Reino Unido decida salir de la Unión Europea en el referéndum del próximo 23 de junio. Boris Johnson, el alcalde Londres, ha despejado la gran incógnita a las cinco de la tarde: ha tomado la “dolorosamente difícil” decisión de apoyar el Brexit. El anuncio transforma los términos de la incipiente campaña y puede tener profundas consecuencias en la política británica.

Muchos se preguntarán el porqué de la enorme expectación que rodeaba a la postura de un alcalde en retirada su mandato concluye en mayo que ocupa un escaño en Westminster, pero no porta una cartera ministerial. Son varias las razones. Por un lado, resulta que uno de cada tres británicos considera “importante” la opinión de Boris Johnson a la hora de decidir el sentido de su propio voto, según una encuesta reciente. El alcalde es uno de los pocos políticos británicos con valoraciones populares positivas.

Su decisión es importante, además, porque Boris Johnson no es un euroescéptico de la línea dura. Hijo de un funcionario europeo, trabajó como periodista en Bruselas y, aunque la UE suele ser objeto de afiladas burlas en su columna semanal del Daily Telegraph, sus amigos más cercanos consideran que en el fondo su corazón no está con el Brexit. Eso incluye a David Cameron, que le conoce desde que coincidieron en el elitista colegio de Eton.

El primer ministro se ha reunido con él en más de tres ocasiones en los últimos días para tratar de convencerlo. Aseguran que le había ofrecido un ministerio importante a cambio de su apoyo. Y había movilizado a su equipo para estudiar medidas legislativas que garantizaran la soberanía del Parlamento nacional, tal como Johnson le pidió en su intervención en el debate parlamentario celebrado tras conocerse el borrador del acuerdo cerrado el viernes en Bruselas. Nada de eso ha servido: la ruptura se ha consumado. Johnson se une a los seis miembros del Gabinete que han desafiado al primer ministro. Cameron prometió comprensión con las traiciones de los euroescépticos convencidos, pero en ese saco no entra el alcalde.

Entonces, ¿por qué Boris Johnson ha decidido apoyar el Brexit? Todos, incluidos muchos euroescépticos que recelan de la adhesión de un advenedizo, coinciden en señalar un motivo: sus propios intereses políticos. Apuntándose al Brexit, Johnson ha optado por la opción que considera que sirve mejor a su objetivo final de convertirse en líder de los conservadores y en primer ministro.

Las bases del partido apoyan el Brexit. Si los británicos deciden salir de la UE, pocos dudan que Cameron deberá dimitir y entonces Johnson, el único de los candidatos a la sucesión que apostó al caballo ganador, tendría vía libre para sucederlo. Una victoria de la opción de permanecer, por su parte, no acabaría con el debate. Lo demuestra el auge del nacionalismo escocés después de su derrota en el referéndum de independencia. Johnson se habría ganado la simpatía de las descontentas bases del partido. Sería el único candidato de los euroescépticos y cosecharía votos también en el sector opuesto, sin la amenaza ya de un referéndum, al menos por unos años. Mientras tanto, el resto del voto se dividiría entre los otros dos contendientes, Theresa May y George Osborne, situados ambos al lado del primer ministro en esta batalla crucial.

Más información