Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Trump gana en Carolina del Sur y se afianza como el favorito republicano

La victoria del magnate en las primarias evidencia la fortaleza de su fenómeno. Rubio es segundo

El republicano Donald Trump ganó este sábado las elecciones primarias de Carolina del Sur, las terceras en la carrera para designar al candidato conservador en las elecciones presidenciales de noviembre. La victoria del magnate inmobiliario, con una cómoda ventaja, le afianza como el favorito para hacerse con la nominación republicana.

Semana a semana, Trump evidencia que su fenómeno —levantado sobre el hartazgo con el establishment político y manifestado con una retórica populista— no es ni frágil ni temporal. Tras quedar segundo en Iowa y primero en New Hampshire, la victoria en Carolina del Sur del empresario neoyorquino, sin experiencia política, revela la transversalidad de su espectro de votantes.

"Cuando ganas es hermoso. Y vamos a empezar a ganar por nuestro país", dijo Trump a sus seguidores tras su victoria electoral.

Carolina del Sur es el primer Estado sureño que elige al candidato de cada partido. Es un termómetro. Desde 1980, solo un candidato que ha ganado las primarias no ha logrado la nominación republicana para las elecciones presidenciales. Y los resultados aquí pueden anticipar el respaldo futuro a un aspirante en esta región: siete de los doce Estados que votan el 1 de marzo, en el llamado supermartes, son sureños.

Con el 99% de los votos escrutados, Trump contaba con el 32,5% de los votos, seguido por los senadores Marco Rubio (22,5%) y Ted Cruz (22,3%), prácticamente empatados. A mucha distancia, se situaba el cuarto más votado: el exgobernador de Florida Jeb Bush (7,8%). Tras ese mal resultado, Bush, hijo y hermano de expresidentes, anunció en un hotel de Columbia, la capital de Carolina del Sur, que suspendía su campaña.

Carrera de tres

Los resultados consolidan la percepción de que la carrera republicana es cosa de tres: Trump, Cruz y Rubio.

Cruz venció en Iowa y, como Trump, articula un discurso insurgente que apela a las bases más conservadoras del partido, especialmente al votante cristiano. Tras conocer los resultados, el senador de Texas enfatizó que es el único candidato que "ha ganado y puede ganar a Donald Trump". El gran reto de Cruz, con fama de intransigente, será ampliar su abanico de votantes tras el supermartes cuando votan Estados menos religiosos.

El buen resultado de Rubio —tras quedar quinto en New Hampshire— le refuerza en su aspiración a erigirse en el candidato del establishment moderado, cada vez más inquieto ante el inesperado éxito del outsider Trump. Con el abandono de Bush, el senador de Florida pierde a un competidor: su antiguo mentor político era inicialmente el favorito del establishment.

"Esta se ha convertido en una carrera de tres personas, y vamos a ganar la nominación", dijo Rubio. El legislador, de origen cubano, ha logrado un resultado mejor del que anticipaban las encuestas. Un posible motivo es el apoyo que recibió el miércoles de la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, de origen indio, e igual que Rubio, una de las caras jóvenes y diversas del Partido Republicano.

Pero, a diferencia de Trump y Cruz, Rubio no ha ganado ninguna de las tres primarias.

Hay poco tiempo para la reflexión. El martes, se celebran los caucus republicanos de Nevada, en el Oeste del país. Allí, Trump también encabeza las encuestas.

Más información