Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

EE UU y Rusia anuncian un alto el fuego para Siria a partir del sábado

El presidente El Asad firma un decreto para la celebración de legislativas el 13 de abril

Un rebelde sirio inspecciona este martes un cohete en una zona entre Deraa y Quneitra (Siria). FOTO: ALAA AL-FAQIR REUTERS / VÍDEO: ATLAS

Estados Unidos y Rusia suscribieron este lunes un comunicado conjunto para anunciar la entrada en vigor de un alto en fuego en Siria a partir de las 0.00 del sábado (hora de Damasco, una hora más en España peninsular). El Departamento de Estado norteamericano fue el encargado de difundir la información, después de una conversación telefónica celebrada entre los presidentes Barack Obama y Vladímir Putin para cerrar el pacto, informa Silvia Ayuso. El jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, había anticipado el domingo en Amán que ya existía un principio de acuerdo entre Moscú y Washington para el cese de hostilidades y que ambos mandatarios iban a negociar los últimos detalles. Poco después del anuncio de alto el fuego, el presidente sirio, Bachar el Asad, convocó elecciones legislativas para el próximo 13 de abril.

La tregua del día 27 —que de cumplirse pondría temporalmente fin a casi cinco años de guerra civil que han causado al menos 260.000 muertos y 11 millones de desplazados— no afectará ni al Estado Islámico (ISIS) ni al Frente al Nusra (filial de Al Qaeda en Siria), considerados ambos grupos terroristas por la ONU, por lo que podrán seguir siendo atacados.

El alto el fuego solo será de aplicación para las partes en conflicto —Ejército sirio y sus aliados rusos, iraníes y libaneses (Hezbolá), de un lado, frente a los grupos rebeldes no calificados como terroristas (oposición laica, islamista y kurda) — “que hayan indicado antes del mediodía del viernes que respetarán y aplicarán sus términos”, reza el comunicado conjunto. Una fuente de la oposición siria citada por Reuters aseguró en Líbano que la tregua tendrá una duración inicial de dos semanas, que se prorrogará por acuerdo de las partes.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon saludó como “un signo de esperanza para la población siria” el anuncio de acuerdo de alto el fuego efectuado por las grandes potencias y llamó a las partes en conflicto a respetarlo. El mediador de Naciones Unidas, Staffan de Mistura, aseguró que volverá convocar las negociaciones de paz en Ginebra —que fracasaron a comienzos de mes al intensificarse los combates— lo antes posible. El comunicado conjunto sobre el cese de hostilidades se produce al día siguientes del atentado más grave perpetrado por el ISIS en Damasco durante la guerra, que causó más de 130 muertos en las proximidades de un santuario chií del sur de la capital siria. “Es un momento de oportunidad que esperamos que sea capitalizado por las partes”, anunció la Casa Blanca. “Es un paso real para detener el baño de sangre y combatir el terrorismo”, afirmó a su vez el Kremlin.

La tregua debería haber entrado en vigor el pasado viernes, según lo acordado por las grandes potencias en Múnich el día 12, pero el incremento de las hostilidades sobre el terreno y la creciente implicación turca en el conflicto —que ha bombardeado con su artillería posiciones de las milicias kurdas en el norte de Siria— impidieron el cese de hostilidades. Turquía, que también sufrió la semana pasada en su capital, Ankara, un atentado yihadista, confirmó ayer que no ordenará una intervención terrestre en el vecino país árabe.

El presidente de Siria, Bachar el Asad, ya anticipó que aceptaba el alto el fuego en una entrevista con EL PAÍS: "Estamos listos, pero dependerá (…) de si hay que impedir que los terroristas [rebeldes en general, según Damasco] aprovechen la suspensión de las operaciones para mejorar sus posiciones”. El Asad advirtió entonces de que seguirá combatiendo no solo al ISIS y a Al Nusra, sino también “a otras organizaciones terroristas” como Ahrar Al Sham y Jeish el Islam (Ejército del Islam). Estos grupos rebeldes islamistas forman parte del Alto Comité para las Negociaciones (HNC, en sus siglas en inglés), reconocido por la ONU como representante legítimo de la oposición siria.

Los delegados del HNC se reunieron el lunes en Arabia Saudí para estudiar la propuesta de alto el fuego. El negociador jefe Riad Hijab, dijo que la oposición aceptaría la tregua siempre que implique el fin de los bombardeos rusos, el cese de los asedios a poblaciones civiles y la liberación de presos en las cárceles del régimen.

Más información