Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las autoridades mexicanas niegan que El Chapo sufra tortura

El director del Altiplano aseguró que el narcotraficante sólo busca evitar que se apliquen las medidas especiales de seguridad

Joaquín El Chapo Guzmán no sufre tortura, aseguró Salvador Almonte Solís, director de El Altiplano, el penal donde el narcotraficante está preso. El funcionario negó las acusaciones hechas por la defensa del capo sinaloense quien en días pasados afirmó que la salud de su cliente se ha visto disminuida y que no le permiten ver a su familia. “Esta autoridad nunca ha infringido dolores o sufrimientos graves que se traduzcan en actos de tortura en perjuicio del encausado”, afirmó.

Las acusaciones de Guzmán Loera son falsas y carecen de sustento, aseveró Almonte Solís en un oficio dirigido al juzgado tercero de distrito de procesos penales federales y que fue difundido en un noticiero de Radio Fórmula el martes por la mañana. En el documento el directivo penitenciario insiste en que la vida del líder del cartel de Sinaloa no se encuentra en peligro. La única intención del interno es victimizarse y causar desequilibrio al interior del penal del Altiplano.

El objetivo de El Chapo al señalar malos tratos es evitar que se apliquen las medidas especiales de seguridad que requiere y que se justifican a través de pruebas que obran en el expediente judicial, se acusa en la misiva. Estas se justifican porque hay constancia de que ha escapado en dos ocasiones de penales federales de máxima seguridad y es investigado por delitos de delincuencia organizada. “Su captura y permanente custodia es uno de los objetivos prioritarios del Gobierno de la república”.

En días pasados, Juan Pablo Badillo, uno de los abogados de Guzmán Loera, dijo que su cliente era sometido a una tortura física y mental. No lo dejaban dormir porque era despertado cada dos horas para el pase de lista. Su defendido, manifestó, “vivía una situación insoportable y lo estaban convirtiendo en un zombi”. Además solo se le permitía ver a un abogado por semana y durante un lapso de media hora y hasta ese momento se le había negado las visitas familiares.

La única intención del interno es victimizarse y causar desequilibrio al interior del penal del Altiplano, acusan las autoridades carcelarias

Emma Coronel, su esposa, también acusó malos tratos hacia el narcotraficante. En una entrevista que difundió Telemundo el fin de semana, la sinaloense responsabilizó al Gobierno mexicano de lo que le pueda ocurrir a su cónyuge. "Todo el día están ahí, están pasando lista a cada hora, no lo dejan dormir, no tiene privacidad ni para ir al baño", denunció.

Las acusaciones de la exreina de belleza también fueron rechazadas por Salvador Almonte Solís. “Es completamente falso que se perturbe su descanso en horario nocturno o durante el día y el hecho de que no haya tenido visita familiar no es atribuible a esta autoridad”. Los familiares del capo no han mostrado interés en cumplir con los requisitos que establece la normatividad carcelaria.