Personal de la BBC calló las quejas contra Jimmy Savile por abusos sexuales

Miembros de la plantilla no informaron de las denuncias por una "cultura del miedo" que perdura

Jimmy Savile durante una celebración en Londres en 2002. AFP

Miembros de la plantilla de la BBC recibieron en su tiempo quejas sobre el comportamiento de Jimmy Savile, el antiguo presentador que ocultaba bajo su perfil de estrella a un depredador sexual, pero nadie informó a sus superiores a causa de una “cultura del miedo” que todavía persiste en la corporación. Esa es la demoledora conclusión de una investigación independiente, encargada por la propia radiotelevisión pública británica, que ha identificado a 72 de las víctimas del ya fallecido comunicador y DJ, entre ellas ocho que fueron violadas.

El informe que acaba de presentar la antigua juez del tribunal de apelaciones Janet Smith subraya que la BBC perdió al menos cinco oportunidades de frenar a quien califica de “monstruoso depredador sexual”, cuya víctima más joven sólo tenía 8 años. La investigación, iniciada en 2012, ha escrutado la cultura y prácticas en el seno del ente público a lo largo de los años en que Savile fue uno de sus empleados de mayor proyección pública (1964-2007), si bien la mayoría de casos de abusos sexuales se produjeron en la década de los 70´del pasado siglo.

La corporación optó por hacer la vista gorda ante lo que era un secreto a voces y “no protegió a aquellos que habían depositado su confianza en ella”, ha reconocido la presidenta del organismo de gobierno de la BBC, Rona Fairhead, a la espera de una declaración pública del director general, Tony Hall, a lo largo del día.

Otro informe paralelo apunta a que la dirección de la BBC en su sede de Manchester conocía la conducta sexual “inapropiada” de otros de sus periodistas, Stuart Hall, pero tampoco movió un dedo. “Los dos hombres (Savile y Hall) utilizaron su fama y posición privilegiada para abusar de los más vulnerables”, sostiene Janet Smith sobre los protagonistas de un escándalo que sólo comenzó a salir a la luz pública un año después de la muerte de Jimmy Savile, en octubre de 2011, a los 84 años.

Hasta entonces, las víctimas de un presentador que había utilizado principalmente como gancho su condición de presentador del popular musical Top of the Pops, fueron objeto del ostracismo por parte de los responsables de la BBC y, en algunos casos, de la propia policía que desestimó en su momento las escasas denuncias presentadas. Todos hicieron la vista gorda y ampararon los abusos del poderoso e influyente Savile tras un muro de silencio.

Más información