La justicia francesa autoriza el cierre de parte del campo de migrantes de Calais

Un tribunal de Lille valida la decisión del Gobierno de desalojar la parte sur del campamento

La justicia francesa autoriza el cierre de parte del campo de migrantes de Calais. 

La justicia francesa dio este jueves luz verde a la evacuación de la mitad sur de la conocida como Jungla de Calais, un amplio descampado en las afueras de esta ciudad del norte de Francia en el que malviven miles de migrantes con la esperanza de cruzar a Reino Unido. En torno a un millar de ellos, según las autoridades, el triple según las organizaciones no gubernamentales, se verán afectados por el desalojo parcial. Este podría durar hasta un mes.

El Gobierno alega que se trata de una evacuación humanitaria, y asegura que prestará una atención especial a la suerte de los más de 300 menores no acompañados que se encuentran en esta zona. La perspectiva de que los migrantes puedan huir hacia el norte ya llevó a Bélgica a restablecer el martes los controles en la frontera con Francia.

Una decena de organizaciones no gubernamentales, incluidas Emmaus y Médicos del Mundo, habían recurrido ante la justicia la orden de expulsión dictada la semana pasada por la delegación del Gobierno, al considerar que no se ofrecían soluciones de realojo suficientes para los expulsados. La orden daba hasta el martes por la noche como plazo para abandonar la zona de la jungla afectada. El tribunal administrativo de Lille, la gran ciudad del norte de Francia vecina de Calais, avaló finalmente la evacuación debido al estado de insalubridad y de inseguridad en la zona. Las asociaciones pueden todavía recurrir al Consejo de Estado.

En cualquier, el Gobierno ha asegurado que la evacuación se hará de forma progresiva, de acuerdo con las asociaciones y buscando soluciones humanitarias para los migrantes. Entre ellos se encuentran gran número de sirios, sudaneses y afganos, parte de los cuales podrían optar al asilo en Francia. “En ningún momento hemos tenido intención de entrar con las excavadoras y con la policía y de esparcir a los migrantes por el norte del país como se ha dicho en alguna ocasión”, aseguró este jueves el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve. “Nuestro propósito es poner bajo protección a todos los que se encuentran en la zona sur de Calais”, añadió.

Las autoridades han habilitado plazas en el centro de acogida provisional, unos barracones instalados junto al campamento en enero, donde ya se alojan unas 1.200 personas y quedan “unos centenares” de plazas. Otros 500 podrán ser realojados a partir de marzo en diferentes centros del país, una opción que sin embargo los alejaría de su meta de cruzar al Reino Unido. Además, para acceder a estos centros los migrantes tienen que aceptar ser fichados.

En total, la delegación del gobierno estima que 3.700 migrantes siguen viviendo en la Jungla. El censo realizado la semana pasada por la asociación local L’Auberge des migrants calcula sin embargo que solo en la zona a punto de ser evacuada son 3.455.

Más información