Apple recurre la orden para dar acceso al FBI al móvil del terrorista de San Bernardino

Cook reitera su negativa a colaborar con el Gobierno mientras el FBI dice que este caso no sentaría precedentes

Cumplir la orden judicial de desbloquear el iPhone del tirador de San Bernardino "sería malo para América". Esta es la explicación tajante de Tim Cook, consejero delegado de Apple, de la negativa de la compañía a ayudar al FBI a extraer los datos del aparato utilizado por Rizwan Farook, autor junto a su esposa del ataque que mató a 14 personas e hirió a otras 22 el pasado diciembre. Por este motivo, Apple presentó ayer un recurso ante un tribunal federal en el que pide que se anule la orden judicial para asistir al buró por estar fuera de la ley y violar la Constitución.“La única forma de conseguir la información —o la única que sabemos— es escribir un software que sería como equivalente a un cáncer para el software. Crear algo así sería muy mala idea. Jamás lo haremos", incidió Cook la noche del miércoles en una entrevista en la cadena estadounidense ABC news.

Mientras, el director del FBI, James Comey, se ha defendido de las críticas de la compañía y ha asegurado que con el caso de San Bernardino no está buscando sentar jurisprudencia. "No está destinado a enviar un mensaje o a crear una especie de precedente", ha afirmado este jueves Comey en una comisión en el Congreso. Ambas partes tendrán que testificar en una comparecencia en el Congreso el 1 de marzo para hablar sobre el caso del encriptado.

Apple se mantiene firme y no cede a la reclamación judicial del Gobierno estadounidense. Una petición que supondría obligar a la compañía a abrir una puerta trasera a su sistema de encriptación para que los investigadores del FBI accedan a la información almacenada en el iPhone. "Esto crearía un precedente que, creo, ofendería a mucha gente en América", dijo Cook en la entrevista, en la que hizo una llamada de alerta a la sociedad estadounidense sobre los límites de la privacidad. “Si la justicia nos pide crear este software, imagina qué otras cosas nos podrían pedir. No sé dónde o cómo vamos a terminar, pero sí tengo claro que esto no debería estar sucediendo en este país”, dijo Cook, que aseguró que la compañía llegaría incluso al Tribunal Supremo para defender su postura.

El sucesor de Steve Jobs reitera que Apple ha hecho tanto como estaba en su mano para ayudar a los investigadores de la matanza de San Bernardino. Sin embargo, no ve el caso como una cuestión empresarial sino como una polémica de seguridad informática. El gigante tecnológico defiende la creación de una comisión de expertos en inteligencia, tecnología y derechos civiles para tratar el tema de la privacidad, seguridad y libertades personales.

En los últimos días varios colectivos, cercanos a las víctimas del ataque que costó la vida a 14 personas el pasado diciembre, han expresado su malestar con Apple por su postura. Cook expresó su respeto por las familias de las víctimas. Incluso entró en detalles sobre los errores cometidos por el FBI. En su opinión, antes de intentar reiniciar la contraseña de iCloud, el almacenamiento en la nube de Apple, pues este hecho es el que ha llevado al enroque actual. Al mismo tiempo, lamentó haberse enterado de muchos detalles a través de los medios en lugar de por las autoridades.

“Hemos dado todo lo que tenemos. No sabemos si hay más información en el teléfono o no. El FBI tampoco. Si queremos conseguir algo extra, que no sabemos si existe, podríamos en riesgo la seguridad de cientos de millones de personas”, concretó Cook en referencia a los usuarios de iPhone en todo el mundo.

Se espera que en las próximas semanas Apple haga una presentación de productos, los indicios apuntan a un nuevo iPhone. Será entonces cuando el gigante tecnológico explique su postura de una manera más amplia. 

Apple ya trabaja en un sistema que endurezca sus algoritmos de cifrado, según Financial Times, de modo que si se repitiese la situación la compañía tampoco podría acceder a los datos. O dicho de otro modo, Apple sería incapaz de hackearse a sí misma. Ahora mismo el contenido de iCloud está cifrado, pero no así las claves que desbloquean esa información y están en los servidores de Apple. Esas son las claves a las que suele pedir acceso el Gobierno de Estados Unidos en casos extremos. Con la nueva estrategia, Apple no podría hacerlo más. El aspecto negativo es que si un usuario no diese con su clave de manera reiterada podría perder contenido almacenado. El New York Times apunta a que tras este caso Apple se está planteando el diseño de sus aparatos —incluso en hardware— para hacerlos inmunes a posibles hackeos de ła propia Apple.

Más información