Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Somalia afirma que el grupo yihadista Al Shabab mató a 200 soldados kenianos

Los uniformados estaban destacados en una base de la AMISOM

Alrededor de 200 soldados murieron en un ataque contra una base militar keniana de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), perpetrado el pasado 15 de enero por el grupo yihadista Al Shabab, según ha informado el presidente somalí, Hassan Sheikh Mohamud. Mientras, las autoridades kenianas, que aún no han hecho el balance de víctimas, rechazan la cifra ofrecida por Mohamud en una intervención televisiva este jueves, cuando otro atentado de estos yihadistas vinculados a Al Qaeda —esta vez cerca de la sede del Gobierno somalí— han causado ocho víctimas.

El asalto se produjo sobre las cuatro de la mañana del 15 de enero en la localidad de El Adde, cuando los terroristas detonaron un coche bomba en la entrada del campamento para derribar parte del muro de protección y acceder al recinto militar. Una vez dentro tuvo lugar un intenso tiroteo. "Cuando cerca de 200 soldados que han venido a ayudar a nuestros país son asesinados en una mañana, eso no es algo trivial. Hemos estado ganando por años y meses [al grupo yihadista Al Shabab], pero en la batalla de Adde fuimos derrotados", dijo Mohamud en una cadena de televisión privada.

Tras lo ocurrido en Adde, los periódicos mostraron fotografías de ataúdes cubiertos con la bandera keniana llevando de vuelta a los soldados a su país. Imágenes que incrementaron el malestar de la ciudadanía y la oposición sobre la presencia de fuerzas kenianas en Somalia. Además, Al Shabab distribuyó fotografías en las que se mostraban los supuestos cuerpos de decenas de soldados de Kenia, con disparos en la cabeza.

Kenia envía soldados a Somalia desde 2001, tras las incursiones de esos yihadistas somalíes a su región fronteriza y los ataques contra la industria turística, uno de los sectores que más potencial económico tiene en la región y un elemento desestabilizador.

En los últimos años, el grupo yihadista ha perpetrado numerosas masacres en su territorio, entre las que destacan las del centro comercial Westgate de Nairobi (2013), las de Mpeketoni, Gamba y Mandera (2014) y la más reciente en Garissa (2015), que han causado más de 350 muertos.

El ataque Adde guarda muchas similitudes con los perpetrados en los últimos meses en otras bases militares de la Unión Africana (UA) en territorio somalí. El último de ellos ocurrió el pasado 1 de septiembre, cuando decenas de soldados ugandeses murieron en un asalto a su base en la localidad de Janale, a unos 90 kilómetros de Mogadiscio. Fuentes militares apuntan a que este tipo de acciones demuestra que los yihadistas todavía tienen capacidad para atacar perfiles "altos", como la AMISOM.

Más información