El verano le sienta bien a Bachelet

La presidenta de Chile, recién llegada de vacaciones, se luce bailando cumbia en un acto de entrega de viviendas en Santiago

A fines de febrero se acaban las vacaciones de verano de miles de chilenos que se alistan para retomar funciones en marzo. La presidente de Chile, Michelle Bachelet, regresó el lunes pasado a La Moneda luego de descansar en el sur del país y, en sus primeras actividades públicas, se ha mostrado especialmente optimista y relajada. Este jueves, mientras participaba de la entrega de viviendas sociales en la comuna de Peñalolén, en el oriente de la capital, sorprendió a sus compatriotas al bailar animada una cumbia junto al intendente de Santiago, Claudio Orrego.

La espontaneidad y alegría habían sido las principales fortalezas de la socialista desde que comenzó su vida pública como ministra de Salud del Gobierno del presidente Ricardo Lagos, en marzo de 2000. Era conocido que le gustaba cantar, tocar la guitarra y bailar. En estos 16 años, sin embargo, Bachelet ha cambiado. No solamente ha ganado experiencia política y mayores rangos, luego de ser la primera mujer en conseguir la jefatura de Estado de Chile en 2006. La médico ha debido enfrentar un segundo mandato especialmente difícil (2014-2018). Su actual Administración se ha visto marcada por varios escándalos políticos, de todos los sectores, pero la trama de Caval involucra directamente a su nuera y a su primogénito.

Pese a que el caso ha significado una caída en su popularidad desde hace un año, Bachelet, sin embargo, parece no haber perdido del todo la energía. Bailando La Piragua, parece ser la dirigente sencilla y sonriente que alguna vez fue.